Visa del excomandante de las FF.MM., ¿bajo la lupa de Estados Unidos?

Según el diario estadounidense "The Charlotte Observer", la decisión del gobierno de ese país de examinar la visa del general (r) Juan Pablo Rodríguez habría coincidido con el anuncio de su salida del Ejército. Fuentes cercanas al Ejército rechazan la versión del diario.

El general (r) Juan Pablo Rodríguez comandó las Fuerzas Militares desde febrero de 2014 hasta hace unos días.Foto: Archivo

Tras cumplir 41 años en el Ejército, hace una semana el Gobierno anunció la salida del comandante de las Fuerzas Militares, el general Juan Pablo Rodríguez. El propio oficial expresó públicamente que él había pedido su retiro porque estaba a días de cumplir el tiempo máximo que se permite para ese cargo, en el cual fue nombrado en febrero de 2014. El periódico estadounidense The Charlotte Observer, sin embargo, acaba de dar una nueva versión de esa salida: que fue porque el gobierno de ese país entró a examinar la visa del general (r) Rodríguez.

“El gobierno de Estados Unidos examinó los derechos de visa del comandante de las Fuerzas Armadas de Colombia a principios de noviembre, justo semanas antes de su repentino reemplazo”, señaló The Charlotte Observer. “Tanto el Departamento de Estado como de Seguridad Nacional tienen la habilidad de bloquear o negar visas a dignatarios extranjeros, y es posible que los procesos judiciales que involucran a Rodríguez hayan impulsado una revisión. No es claro si esa revisión todavía se estaba dando para el tiempo en que renunció”, agregó el medio.

Según el artículo de The Charlotte Observer, esos procesos judiciales que podrían haber llevado al examen de la visa del general (r) Rodríguez están relacionados con ejecuciones extrajudiciales. El alto oficial en retiro no tiene investigaciones disciplinarias ni penales abiertas en contra suya por ese delicado asunto, pero, como reveló este diario en julio de este año, la CPI le informó al Gobierno que estudiaba cinco casos específicos, que a su vez involucraban a 29 generales y coroneles activos o retirados. Entre ellos, Rodríguez.

De los casos sobre los que indaga la CPI (Corte Penal Internacional), el que relaciona al general (r) Rodríguez tiene que ver con la Quinta División y la presunta ejecución de 119 civiles reportados como guerrilleros entre 2007. Durante todo 2007 estuvo a cargo de la División el general Jaime Lasprilla, quien tras su salida de la comandancia del Ejército resultó como agregado militar en la embajada de Colombia en Washington, no sin una polémica de por medio porque diarios como el Miami Herald cuestionaron su presencia allí, precisamente por este tema.

(Le puede interesar: “Le hemos pedido al fiscal información muy precisa y no la hemos recibido”: fiscal de la CPI)

Lasprilla, como Rodríguez, fueron mencionados en la lista de 29 oficiales en el radar de la Fiscalía de la CPI. Y ambos han sostenido que nada tienen que ver con los crímenes de lesa humanidad que han sido las ejecuciones extrajudiciales, tal cual ya ha determinado la justicia en múltiples fallos. Sin embargo, la Fiscalía de la CPI pidió que se indague a fondo si Rodríguez tuvo o no responsabilidad en las ejecuciones que se cometieron desde la Quinta División cuando él hacía parte de ella.

Rodríguez, por su parte, siempre ha insistido en su inocencia. “Fue un honor servirle a esta patria durante mas de 41 años, ha llegado el momento de mi retiro en el mejor momento de nuestras Fuerzas Militares”, dijo cuando la Presidencia anunció su salida del Ejército. The Charlotte Observer reportó haberse comunicado con una vocera de la Embajada de Colombia en Estados Unidos, quien aseguró que el retiro de Rodríguez nada tenía que ver con su visa. Fuentes cercanas a las Fuerzas Militares también rechazaron esa versión, y aseguraron que Rodríguez salió de su cargo por la razón que él mismo explicó: se le acabó el tiempo para estar ahí. 

(En este link puede encontrar el artículo de The Charlotte Observer, en inglés)