William Romero reiteró que Álvaro Uribe ordenó las 'chuzadas'

El exsubdirector de fuentes humanas del DAS le pidió a María del Pilar que cuente toda la verdad.

El exsubdirector de fuentes humanas del DAS, William Romero reiteró que el entonces presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez ordenó en el año 2007 adelantar una serie de seguimientos e interceptaciones ilegales a un grupo predeterminado de personas con el fin de crear una campaña de desprestigio en su contra.

“La Casa de Nariño no era la que chuzaba. Eso lo ordenaba Uribe”, precisó Romero, quien es uno de los principales testigos de la Fiscalía General en los procesos que se adelantan contra exfuncionarios de la Presidencia de la República y del Departamento Administrativo de Seguridad por el denominado escándalo de las ‘chuzadas’.

Romero indicó que pese a la colaboración con las autoridades judiciales para aclarar estos hechos ahora tiene dificultad para acceder a las pruebas que él mismo ha presentado y las cuales son claves a la hora de solicitar una prórroga del principio de oportunidad que firmó con la Fiscalía General para que cesara la persecución penal en su contra a cambio de ser testigo de cargo.

“Estoy pasando dificultades relacionadas con mi principio de oportunidad, por falta de apoyo económico, por falta de una situación para poder pagar un perito. Toda mi gran colaboración, ahora por una situación ajena a mi voluntad, se me está poniendo una nube gris para seguir colaborando”, precisó.

El exfuncionario del organismo de seguridad aseguró que no puede acceder a las pruebas que le entregó a las autoridades en las cuales se hacían referencia a las actividades de recolección de información de manera ilegal por parte del G3 a magistrados de la Corte Suprema, periodistas, abogados y congresistas de oposición del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Pese a que estos elementos han sido fundamentales en los procesos que se adelantan en los procesos penales ahora la misma Fiscalía General le niega su acceso para ponerlos de presente ante un juez de garantías para solicitar que le prorrogue el beneficio jurídico que le fue otorgado a cambio de su compromiso para colaborar con las autoridades.

Romero indicó que fue un testigo clave en el proceso que se adelantó en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia contra la exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado y el exsecretario General de Presidencia, Bernardo Moreno Villegas. “Ahora soy un indiciado más”. En este sentido aseguró que muchas de las pruebas se han pérdido por lo que se atrevió a afirmar que hasta el momento solamente se conoce el 1% de este escándalo. 

Finalmente le solicitó a la exjefe del organismo de seguridad, quien hace 15 días se entregó a las autoridades colombianas, que cuente toda la verdad reconociendo que es lo mejor que puede pasar “para el bien del país (…) Lo Que me pueda suceder a mí o a mi familia hago responsable al expresidente Uribe, y a los exidrectores del DAS que perjudican las verdades en este proceso”.