Yahir Acuña, acusado por nexos con paras y corrupción electoral, ahora es testigo estrella de la Fiscalía

El Espectador tuvo acceso a un video en el que un exparamilitar de la Costa lo señaló incluso de homicidio, pero ni ese, ni el proceso por supuesta corrupción electoral despegan. En cambio, la Fiscalía ahora tiene a Acuña como testigo de un supuesto complot contra esa entidad.

El exparamilitar Juan Manuel Borré acusa a el excongresista Yahir Acuña de apoyarlos en Sucre. Acuñá, por su parte, ahora es testigo contra el exsecuestrado Sigifredo López.

De investigado a acusador, ese fue el paso que dio el polémico exrepresentante Yahir Acuña en la Fiscalía. Una voltereta en medio de la cual las averiguaciones contra el excongresista prácticamente están congeladas y ahora él es citado a declarar el 21 de julio, pero como testigo y en otro caso: el de la investigación que se adelanta por el presunto intento de infiltrar con micrófonos el despacho del saliente vicefiscal Jorge Perdomo. (Lea: Sucre, sin 'Cadena' pero amarrado) 

Un curioso caso que llama aún más la atención por tratarse de un dirigente político al que durante años han cuestionado tanto en su región (Sucre) como en el mismo Congreso, debido a las leyendas existentes en torno al origen de su fortuna y a la celeridad con la que se abrió paso en la política en pleno auge de los grupos a paramilitares que entre los años 90 y durante más de una década de enseñorearon en ese departamento del Caribe.

Y más curioso porque, pese a los señalamientos, a Acuña nada ilegal se le ha probado judicialmente. De hecho, El Espectador tuvo acceso al testimonio del paramilitar Juan Manuel Borré Barreto, quien asegura que Acuña tuvo apoyo de esta organización para su proyecto político en Sucre, que ordenó varios asesinatos y que los financió con un monto cercano a los $1.500 millones.

En el video, tomado por la misma Fiscalía en 2014, Borré Barreto hace otros duros señalamientos, pero lo que llama la atención es que la Fiscalía no inició ninguna investigación de fondo por este hecho. Como tampoco ha avanzado el proceso que se abrió por los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y falsedad en documento público, cuando fue encontrado con $516 millones en efectivo a dos días de las elecciones, en las que la candidata a la gobernación de Sucre era su esposa, Milene Jaraba. (Lea: A dos días de elecciones, sorprenden a Yahír Acuña con $200 millones) 

El Espectador tuvo acceso al video de la declaración de Borré Barreto a la Fiscalía (que por supuesto debe tratarse con reserva, por tratarse del testimonio de un hombre al margen de la ley, pero que puede dar pistas sobre el accionar de los paramilitares en Sucre). En él, Borré Barreto le dice al funcionario judicial que “te puedo hablar de Yahir Acuña político reconocido en el departamento de Sucre, tuvimos nexos con él para apoyarlo en muchas alcaldías como la de San Onofre, como la Tolú Viejo, Coveñas, Tolú Nuevo. Eso lazos se hicieron a través del viejo (Edgar) Alcazar, inclusive el día que me caí preso, estaba en un reunión con ellos. Si ustedes verifican, la captura del 31 de mayo 2011, yo estaba con ellos”.

En la grabación realizada por fiscal 48 especializado de la ciudad de Barranquilla, Hugo Raúl Quintero, quien era el subalterno del entonces director de Fiscalías Especializadas contra el Crimen Organizado, Álvaro Sarmiento, el paramilitar agrega que “Edgar Alcazar es familiar del gordo García, el que está preso por la parapolítica. Eso es una cadena, a través de ellos se hicieron los enlaces con esos políticos (…) con Yahir Acuña nosotros cuadramos para que fuera la pluma de la política en la costa y los que estuvieran en contradicción con él, eso fue cuadrado para asesinarlos” (sic).

Borré Barreto además explicó en qué consistía el acuerdo con Acuña: “cuadramos para que fuera la pluma de la política y en esas cuadraciones (sic) también se cuadró que él nos iba a pasar contratos, que consistían en hacer vías, carreteras, cualquier circunstancia y también nos iba a hacer aportes financieros para la organización. La condición era que lo dejáramos trabajar”.

El investigador Hugo Raúl Quintero le preguntó por la relación de Acuña en los homicidios y la respuesta fue: “Sí claro porque él fue el que los mandó a hacer”. Se trata de asesinato de líderes de restitución de tierras en el municipio de San Onofre.

Pese a esta declaración, en la Fiscalía los procesos contra Yahir Acuña o están congelados o simplemente no se han abierto formalmente. Situación que coincide un con hechos que han generado alborto en el escenario judicial.De un momento a otro, Yahir Acuña fue citado para declarar en un caso espinoso. La investigación por el intento de infiltrar con micrófonos la Fiscalía, en medio de la cual acusó al exsecuestrado Sigifredo López de haber tenido reuniones con él en un reconocido restaurante del aeropuerto.

Sobre esa acusación, Sigifredo López dijo a El Espectador que “todo es falso. Lo que están planteando es un concierto para delinquir, por Dios. Esto es un disparate, me parece. ¿Un periodista infiltrando a la Fiscalía? No sé si es cierto pero me parece como una misión imposible. ¿Y ahora me meten a mí? No sé de dónde viene eso y con un señor como Yahir Acuña, que no conozco”. (Lea: “Es traído de los cabellos que me quieran involucrar en un complot”: Sigifredo López)

López, en entrevista con este diario, agrega que “es traído de los cabellos que me quieran involucrar en un complot. Estoy anonadado, sorprendidísimo. Si hay un señor que dice que me reuní con él cuando no ha pasado, ahí se está armando algo raro. No tienen por qué ni cómo enredarme, igual que en el anterior caso. Así como nunca fui guerrillero, tampoco hice nada de lo que ahora me están acusando”.

Un asunto en el que hay mucho que aclarar. En primer lugar, uno de los casos que resultó un fiasco para la fiscalía fue precisamente la acusación a Sigifredo López de presunta relación con la guerrilla, cuya prueba era que el perfil (la nariz) y la voz de un protagonista coincidía con la de López. El proceso que se cayó luego de que un peritaje, realizado por la empresa Adalid, del abogado Andrés Guzmán, demostrara que no se trataba de Sigifredo López. Así, uno de los casos más importantes de la Fiscalía se desinfló.

El ente acusador tendrá que investigar, en especial ahora que asume Néstor Humberto Martínez, pues de fondo hay acusaciones gravísimas contra periodistas, nuevamente Sigifredo López salta al escenario judicial como presunto protagonista de un intento por infiltrar la fiscalía, aunque asegura que no tiene idea de lo que le hablan. También está involucrado el abogado Guzmán, el mismo que tumbó las pruebas que tenía el ente acusador contra López.

En medio de este rompecabezas que tendrá que ser armado por la justicia para buscar responsables, está el polémico representante Yahir Acuña, quien ahora es el testigo estrella de la fiscalía. Mientras tanto parece ser inmune a la justicia. El proceso por los $516 millones que le fueron encontrados a dos días de elecciones está congelado, la declaración del paramilitar Juan Manuel Borré Barreto en su contra duerme el sueño de los justos.

En la Corte Suprema tiene abierta una investigación preliminar por parapolítica, luego de una acusación del paramilitar Edward Cobos Téllez, alias 'Diego Vecino' y no avanza. Además, cuando era congresista fue ratificada su investidura en dos ocasiones: en 2012 y 2015.