Yira Olarte: 'Voy a denunciar a la magistrada López'

Olarte se defiende de la investigación que la Fiscalía y la Procuraduría abrieron en su contra por el ‘carrusel de las pensiones’. Asegura que María Mercedes López busca desacreditarla.

Yira Olarte asegura que es inocente pues no tenía la potestad para nombrar magistrados.  / Gabriel Aponte
Yira Olarte asegura que es inocente pues no tenía la potestad para nombrar magistrados. / Gabriel Aponte

Yira Olarte, secretaria general del Consejo Superior de la Judicatura, afronta hoy un proceso penal en la Fiscalía General de la Nación por presunta falsificación de actas en las que se registran nombramientos de magistrados, y por la misma razón tiene un proceso disciplinario en la Procuraduría. Después de varios meses de estar vinculada a este escándalo, Olarte ha decidido dar su versión y describir las actuaciones de la magistrada María Mercedes López, de quien dice se ha inventado todo para evitar que la investiguen.

¿Cómo llegó al Consejo Superior de la Judicatura?

Hace once años se realizó una convocatoria para proveer el cargo; me presenté y fui elegida por la sala anterior, en 2001.

¿Por qué ha sido vinculada al ‘carrusel de pensiones’ y es la única que está siendo investigada?

Estoy en esto por la falsa denuncia de la magistrada María Mercedes López, quien ha dicho que en la secretaría general se falsificaron dos actas en donde se registran los nombramientos de Teresa Isabel Tovar y Amparo Malagón, magistradas que fueron nombradas en 2008.

¿Qué interés tendría la magistrada López en señalar esas actas como falsas?

Para esconder su participación en los nombramientos de esas dos magistradas, quienes duraron poco tiempo en sus cargos y se pensionaron después de ser nombradas.

¿Cómo así?

Sí, es muy raro que después de la investigación que inició la Contraloría General, por los nombramientos de magistrados auxiliares en los despachos de los magistrados de la sala, la doctora María Mercedes López empezara a indagar por esos dos nombramientos que se dieron en 2008, nombramientos en los cuales ella participó. Al darse cuenta de que ella había firmado las actas en donde se aprobaban los nombramientos, envió la denuncia a la Fiscalía aduciendo que se habían falsificado.

¿Cómo indagaba ella sobre su participación?

Enviando a su magistrada auxiliar, Luz Helena Aranceta, en abril de este año, a verificar las actas del 2008 en la secretaría. Ella es quien le informó que su firma estaba en las actas de nombramiento de esas dos magistradas.

¿Esa magistrada, Luz Helena Aranceta, no fue quien salió del despacho de la doctora López?

Sí. De hecho, Luz Helena me llamó dos días después de haber ido a mi oficina y me dijo que acababa de salir del despacho de María Mercedes, y que había tenido una dificultad porque la estaban obligando a decir una mentira en mi contra y que ella no se iba a prestar para testificar cosas falsas así le costara el puesto. Y así se lo contó también al doctor Angelino Lizcano.

¿Qué mentira le pidieron que dijera?

Que cuando declarara en mi proceso dijera que yo le había dicho que a mí las hojas de vida de los magistrados auxiliares me las pasaban después.

Sigo sin entender cuál sería el interés de la magistrada de que esas actas sean consideradas como falsas...

Tratar de tener una justificación real de su participación en la sala en la que fueron nombradas esas dos magistradas que posteriormente se pensionaron. De esconder su participación en esos nombramientos, justificando eso como un error en el documento. Lo que yo presumo que ella está tratando de hacer es que se considere el acta como falsa para que se diga que ella no participó en esos dos nombramientos. Esto con el fin de que la Contraloría no la investigue por el presunto ‘carrusel de pensiones’ en el Consejo Superior.

¿Usted asegura que esas actas de las que estamos hablando no se falsificaron y que ella sí las firmo?

¡No hay posibilidad de falsificar un acta! Primero, porque se envía un borrador del acta a los despachos de los magistrados para que ellos revisen si hay alguna corrección que hacer. Segundo, porque las actas no son el nombramiento; un acta es un documento que recoge las decisiones administrativas y jurisdiccionales de la sala.

¿Cómo se explica que el fiscal general de la Nación mencionara públicamente que le tendría que imputar cargos a usted por la falsificación de actas en la Judicatura?

Me extrañó mucho del fiscal que saliera a hacer esa acusación, porque me sentí condenada cuando él afirmó que había actas falsas, cuando en realidad no existe tal. Me asombró que la Fiscalía le diera credibilidad sin previa investigación a las afirmaciones que hizo la magistrada.

Entonces, ¿ella tiene que acusarla a usted para no verse perjudicada?

Así es.

Al acusarla de falsificar esas actas, ¿lo que se infiere es que usted quería nombrar a alguien de su conveniencia?

Sí, al hablarse de una falsedad se dice que yo nombré a una persona a escondidas de la sala, y yo no tengo potestad nominadora. Los únicos nominadores son los siete magistrados, ya sea en sus mayorías o por unanimidad. Decir que un acta es falsa es decirle a la secretaria: “Usted nombró una persona que la sala no autorizó” ¡Cuando yo no nombro!

¿Cuál fue la reacción de la magistrada María Mercedes López en 2008, cuando se hicieron esos dos nombramientos?

Ella no se opuso y tampoco hizo ninguna observación a las actas durante todos estos años, sólo hasta 2012, cuando la Contraloría dio a conocer la investigación del ‘carrusel de las pensiones’.

De acuerdo a como funciona el Consejo Superior, ¿es posible que alguno de los siete magistrados no se dé cuenta o no se entere de algún nombramiento?

¡No es posible! Aún si el magistrado no asiste a la sesión de sala en donde se hace un nombramiento, por ser una sala tan pequeña y porque el número de los nombramientos no es grande. Hay 56 magistrados, casi todos de carrera judicial; son muy pocos los casos en provisionalidad. Es imposible que un magistrado titular no sepa a quién se nombra. Además, porque ellos son su segunda instancia.

Si está tan clara en su versión y dice que ella ha tergiversado los hechos, ¿por qué no había dicho nada?

Lo intenté tan pronto salió la magistrada a hacer la denuncia y me di cuenta de que no se contaba ni mostraba toda mi versión. Además, mi defensa es jurídica y la tenía que hacer en la Fiscalía y en la Procuraduría, no en los medios. Como la Fiscalía tiene el sartén por el mango, que yo saliera a refutar sus versiones sin tener igualdad de condiciones podría resultar en perjuicio mío.

Entonces, ¿por qué hoy sí lo está haciendo?

Porque mi caso hoy ya está frente a un juez de conocimiento y porque tengo la posibilidad de ser escuchada para que se sepa cuál es mi versión sin que se tergiverse y tener la posibilidad de defender mi nombre.

¿Piensa denunciar a la magistrada María Mercedes López por falsa denuncia si el proceso sale a favor suyo?

Claro que sí. De hecho, la ley me obliga a hacerlo.

“Tengo miedo de que (López) siga engañando”

 

¿Toda esta investigación se basa únicamente en dos actas?

No, hay seis actas que se están investigando, pero sólo estas dos involucran personas que se pensionaron poco después de ser nombradas. 

¿Entonces la magistrada no sólo han denunciado estos dos casos, sino más?

Sí, pero a ella los que le interesaron, y por los cuales envió el informe a la Fiscalía, fueron los que tienen los nombramientos de Teresa Isabel Tovar y de Amparo Malagón.

¿Usted se entera de todo lo que se discute en la sala?

La mayoría de las veces sí, pero en ciertas discusiones ellos me hacen salir.

¿Tiene miedo de lo que pueda pasar con el proceso?

Miedo de que ella, con sus influencias, siga engañando a los entes investigadores y a los medios de comunicación. Me siento en una pelea de David contra Goliat. Aunque yo sé que el juez de mi caso va a tener claro lo sucedido. Confío en la justicia.