'Yo no dudo de las razones que tuvo la Procuraduría para destituir a Piedad Córdoba': Ordóñez

El exprocurador General defendió las dos sanciones disciplinarias emitidas en su administración en contra de la exsenadora liberal.

Archivo

El exprocurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado aseguró que existen pruebas suficientes para soportar los dos fallos disciplinarios emitidos durante su administración en contra de la exsenadora Piedad Córdoba Ruiz. En entrevista con la WRadio Ordóñez aseguró que las evidencias recolectadas en las dos investigaciones cumplieron con todos los requisitos que exige la norma disciplinaria para tomar una decisión de fondo.

En este sentido reseñó que las dos decisiones emitidas tuvieron una justificación. “Yo no dudo de las razones que tuvo la Procuraduría en destituir a la doctora Piedad Córdoba”, aseguró Ordóñez en la entrevista radial al manifestar que si se presentara nuevamente la oportunidad lo haría en el mismo sentido puesto que existen todas las pruebas para sancionarla.

“Si me correspondiera fallarlo lo haría en el mismo sentido. Hay vinculaciones de la doctora Piedad con grupos al margen de la ley”, precisó. Ordóñez Maldonado señaló que respeta pero no comparte las decisiones del Consejo de Estado que anularon las sanciones de 18 y 14 años para ocupar cargos públicos en contra de Piedad Córdoba por “Farcpolítica” y participación indebida en política, respectivamente.

En su concepto, la defensa de la exsenadora debe demostrar que las decisiones “fueron tomadas dolosamente” para que se presente una acción de repetición en su contra como jefe del Ministerio Público por las determinaciones tomadas.

Para el Consejo de Estado los fallos de la Procuraduría en contra de la excongresista se basaron en "conjeturas", puesto que en las decisiones se le dio total validez a testimonios escuetos sin tener un soporte para verificar su dicho.

Debido a esto se consideró que se presentó una vulneración de las normas disciplinarias que exigen tener total certeza para fallar de fondo. En el caso de Piedad Córdoba se considera que se le dio validez a pruebas sueltas.