"Yo soy inocente, créanme": Sabas Pretelt de la Vega

El exministro del Interior solicitará a la Corte Suprema que revise el proceso en el que lo condenó por la "yidispolítica".

El exministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega presentará ante instancias internacionales el fallo del Consejo de Estado que tumbó la sanción que le impuso la Procuraduría en el escándalo de la “yidispolítica”. La jugada del exfuncionario de Álvaro Uribe busca aprovechar el fallo disciplinario a su favor para enfatizar en la tesis de su inocencia en el proceso por las irregularidades en la aprobación del artículo que reformó la Constitución para permitir la reelección presidencial en Colombia. Por este mismo caso Pretelt fue condenado en lo penal a seis años y ocho meses de cárcel. 

En entrevista con la WRadio el exjefe de la cartera política aseguró que la decisión emitida en agosto de 2010 por el procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado fue producto de una presión. Esto al recordar que en un momento se le había archivado el caso, sin embargo tras el anuncio de la Corte Suprema de investigar al jefe del Ministerio Público se reabrió el caso. 

En este sentido aseguró que su sanción se basó en la entrega de una notaría en Bogotá al representante a la Cámara Teodolindo Avendaño, “que ni siquiera había hablado conmigo. Entonces yo le dije al Procurador, ‘procurador por amor a Dios esto es una presión indebida’. En el diálogo radial el exministro aseguró que ya perdonó al Procurador General. (Ver Sabas Pretelt, de ministro estrella a la cárcel)

"Usted se acordará que el procurador me absolvió por lo de Yidis Medina. Inmediatamente la Corte Suprema le abrió una investigación disciplinaria a él. Entonces el hombre después de haberme absuelto, diciendo que Sabas Pretelt nunca se extralimitó en sus funciones y cumplió con la ley, me sanciona por lo de Teodolindo”, precisó Pretelt de la Vega.

Sin embargo, la sanción de destitución e inhabilidad por 12 años para ocupar cargos públicos lo obligó a renunciar a la embajada de Colombia en Roma, así como otros cargos que tenía en ese momento como la presidencia del programa mundial de alimentos. Ya en Colombia la Fiscalía General le abrió una investigación formal por la denominada “yidispolítica”.

Por estos hechos en abril de 2015 la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia lo condenó a seis años y medio de prisión por su responsabilidad en el delito de cohecho. El alto tribunal consideró que el entonces ministro le ofreció una serie de dádivas en 2004 a un grupo de representantes a la Cámara para que votarán favorablemente el proyecto que creaba la figura de reelección presidencial inmediata.

Ahora, con la decisión del Consejo de Estado el exembajador espera que se abra el camino para demostrar su inocencia y ponerle punto final a la “barbaridad que cometieron conmigo”. Para el exministro las autoridades judiciales “hicieron una maroma horrible para acusarme por algo que no hice”. El exministro se encuentra actualmente privado de su libertad en el Batallón de Infantería de Cartagena. 

“Espero que esto me sirva en una especie de segunda instancia. Espero que esto haga entender a la Corte el por qué no me dan una segunda instancia para que personas independientes me juzguen (...) espero que eso me sirva en lo penal para que la justicia cambie este rumbo perverso que ha llevado en tanto tiempo (...) ¿por qué la Corte Suprema de Justicia no acepta una doble instancia. Yo soy inocente, créanme", precisó.