30 especies de fauna se dejan ver en el Parque Nacional Natural Río Puré gracias a cámaras trampa

Se trata de la primera vez que se hace este tipo de monitoreo dentro del área protegida. El tigrillo, la danta y el oso hormiguero fueron algunos de los animales registrados.

Las cámaras trampa no están siendo ubicadas en inmediaciones de las zonas con presencia de los pueblos indígenas en aislamiento. Cortesía PNN

El tigrillo, la danta, el oso hormiguero, dos especies de venados, el zorro, el cusumbo, el puerco de monte, la chucha, el armadillo, el paujil y la guagua, son solo algunas de las 30 especies que han sido reportadas en el Parque Nacional Natural Río Puré gracias al primer programa de monitoreo a través de cámaras trampa. (Le sugerimos: Una política de buen vecino para los pueblos aislados colombianos)

“Este logro se llevó a cabo gracias a la alianza sostenida entre Parques Nacionales Naturales de Colombia, Amazon Conservation Team y Conservación Internacional Colombia, lo que permitió que entre los meses de marzo y junio de 2018, por primera vez se instalaran 60 cámaras trampa para confirmar la presencia, ocupación de hábitats y comportamientos de animales silvestres”, explica Parques Nacionales en un comunicado.

Aunque las cámaras fueron ubicadas sólo en el 0.6% del área protegida, allí se pudieron registrar 30 especies, lo que demuestra que se trata de un lugar cargado de biodiversidad. (Lea: “La Amazonía es un asunto global. Salvarla no es solo asunto de Colombia”: Bomba Estéreo).

El Parque Nacional Natural Río Pure está ubicado en el oriente de la planicie amazónica colombiana en frontera con Brasil, y se encuentra en una zona bastante aislada y de difícil acceso; razón por la que nunca se había realizado este tipo de monitoreo. De hecho, para poder llegar al área donde se hizo el fototramepo, los investigadores tuvieron que desplazarse por el río en un trayecto de aproximadamente 600 km que tardó, aproximadamente, 4 días de viaje continuo. Además, se sumergieron en la espesa vegetación para poder ubicar los sitios que habían seleccionado previamente e instalar las cámaras trampa.

“Este logro fortalece la base del proceso de monitoreo y el estado de conocimiento de las poblaciones de mamíferos y otros vertebrados terrestres dentro del área protegida y la Amazonía colombiana en general y a su vez, perfila a Puerto Franco como un importante centro de investigación biológica”, indica Parques. Además señala que es “importante aclarar que las cámaras trampa no están siendo ubicadas en inmediaciones de las zonas con presencia de los pueblos indígenas en aislamiento  que habitan en esta área protegida”. (Vea acá: La última trinchera de los pueblos aislados de Colombia)