62 lugares declarados Patrimonio Mundial, amenazados por el cambio climático

En Suramérica el Machu Picchu peruano, el Parque Nacional Iguazú en Argentina, el Pantanal de Brasil y el Parque Nacional Canaima en Venezuela, son algunos de los lugares que se encuentran en condición de 'preocupación significativa'.

Pixaby. Cataratas de Iguazú

El cambio climático es una amenaza directa para 62 de los 241 espacios naturales que forman parte de la lista de Unesco del Patrimonio Mundial de la Humanidad, según un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) difundido en la conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas que se realiza en Bonn, Alemania.

Se trata de 37 lugares más que en 2014 cuando se reportaron 35 sitios amenazados de los 228 que en ese momento constituían la lista. Según el informe los impactos del cambio climático ubican a los arrecifes de coral y los glaciares entre los ecosistemas más amenazados.

Sin embargo, los humedales, las deltas de tierras bajas, el permafrost y los ecosistemas sensibles como el fuego; también se han visto seriamente afectados. De hecho, se prevé que el número de lugares en riesgo siga aumentando tanto como la temperatura en el planeta.

En Suramérica el Machu Picchu peruano, el Parque Nacional Iguazú en Argentina, el Pantanal de Brasil y el Parque Nacional Canaima en Venezuela, son algunos de los lugares que se encuentran en condición de 'preocupación significativa'.

Por su parte, los arrecifes de coral que están inscritos a la lista del Patrimonio Mundial como el Atolón de Aldabra en el océano Índigo, segundo atolón de coral más grande del mundo; el Arrecife de Barrera en el Atlántico, arrecife de barrera más grande del hemisferio norte y la Gran Barrera, arrecife más grande de la Tierra; han sido afectados por incidentes de blanqueamiento debido al incremento en la temperatura de los mares. Por ejemplo, la Gran Barrera ha sufrido blanqueamiento generalizado, lo cual representa afectación al 85% de los arrecifes examinados en 2016.

El retroceso de los glaciales también es consecuencia de las altas temperaturas y constituye una amenaza para sitios como el Parque Nacional del Kilimanjaro, que presume de contar con el pico más alto de África, y los Alpes Suizos Jungfrau-Aletsch, que albergan el mayor glaciar alpino.

“Los sitios naturales del Patrimonio Mundial desempeñan un papel crucial de apoyo a las economías y medios de subsistencia locales”, afirma Tim Badman, director del Programa de Patrimonio Mundial de la UICN. “Su destrucción puede, por tanto, tener consecuencias devastadoras más allá de su belleza excepcional y valor natural. En el Parque Nacional de Huascarán del Perú, por ejemplo, el derretimiento de los glaciares afecta a los suministros de agua además de contaminar el agua y el suelo al liberarse metales pesados anteriormente atrapados en el hielo. Lo cual no hace más que agravar la urgencia en el desafío de proteger estos lugares”.

El informe también hace referencia a otras amenazas como las especies invasivas, el turismo no sostenible o la construcción de infraestructuras, que se están incrementando y se convierten en grandes desafíos para los espacios naturales de Patrimonio Mundial. (Lea también: Cambio climático empuja al planeta hacia un "punto de inflexión")

A eso se suma que desde  2014 la gestión en términos de calidad y eficacia en estos sitios ha empeorado, en gran medida, debido a la ausencia de fondos suficientes.

No obstante, el informe también incluye algunas historias de éxito que muestran el impacto tangible y positivo de una gestión eficaz. El Parque Nacional Comoé de Costa de Marfíl, por ejemplo, ha visto cómo se recuperan sus poblaciones de elefantes y chimpancés gracias a la gestión eficaz y el apoyo internacional, tras la estabilización política en el país. Como consecuencia, su perspectiva de conservación ha mejorado de forma considerable en los últimos tres años.