Indígenas piden alimentos y capacidad técnica para controlar el fuego

800 hectáreas de la Sierra Nevada de Santa Marta se están incendiando

Según reportes de Parques Nacionales, las llamas entraron al final de la tarde del martes al área protegida del PNN Sierra Nevada de Santa Marta. Pueblo arhuaco, que habita este territorio sagrado, se declara en estado de emergencia.

Según datos de PNN, alrededor de 800 hectáreas están consumiendo la Sierra Nevada de Santa Marta. Imagen de la zona reportada por el Ideam

A unos 3.500 metros sobre el nivel del mar, en medio del bosque de la Sierra Nevada de Santa Marta, hay llamas. Un incendio, reportado desde hace tres días por los pueblos indígenas que viven en este territorio, está arrasando con la vegetación de esta valiosa zona, en la parte que corresponde al departamento del César. Por la ubicación del fuego se hace difícil detener la emergencia. 

El fuego, reportado en 220 focos de calor según el Ideam, está distribuido en 125 de ellos fuera del área protegida del Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta. Los otros 95 entraron solo hasta ayer en la tarde a la zona de conservación. Desde ese momento, técnicos han intentado calmar el fuego en compañía de otras autoridades como el Ejército Nacional, Bomberos, Defensa Civil, Cruz Roja, Oficina de Gestión Del Riesgo de Desastre y la Corporación Autónoma del Cesar. 

La urgencia no solo está en la pérdida de la riqueza biológica de este sitio, sino en el bienestar de los pueblos indígenas que lo habitan. Hace dos días, la comunidad Séynimin (pueblo arhuaco), reportó que el incendio había consumido todas su casas, escuela, puesto de salud y hasta su casa de reflexión. Por ello se declararon en estado de "emergencia económica, social, cultural y ecológica", aseguró el comunicado del resguardo arhuaco de la Sierra. 

Por la contingencia, la Confederación Indígena Tayrona conformó un Comité Ad hoc liderado por Leonor Zalabata, quien es comisionada de dererchos humanos de los pueblos indigenas de la Sierra. En conversación con El Espectador, la líder aseguró que no ha habido eficacia en el plan para combatir el fuego. El problema, según ella, es que "la dirreción de los vientos que hay ahora en la Sierra no permiten que el helicóptero de las autoridades acceda a los lugares donde se pueda apagar el incendio", aseguró la funcionaria. 

La causa según el pueblo arhuaco

El origen del fuego se dio por una pequeña quema, la cual no superaba ni media hectárea en la comunidad arhuaca. Esta fue apagada sin ningún contratiempo. El asunto es que, al parecer, "quedó en el ambiente un tronco, un pedazo de madera prendido y con el viento y el calor del día quizás se haya reproducido, brisando. Así la brasa se debió elevar en remolino y tuvo que haberse esparcido en candela por la región", sostuvo Zabaleta.