Agricultura, el sector más comprometido con el cambio climático

Según el director de esa área en el Ministerio de Medio Ambiente, ya se ha adquirido varios pactos entre los distintos ministerios para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. El sector energético se raja en esa labor.

 Ya no cabe duda: el cambio climático es un fenómeno que está en la agenda política. No en vano a la COP20 que se organiza en Lima, Perú, han asistido delegaciones de más de 192 países del mundo.

Colombia es uno de ellos. Y en esta ocasión uno de sus propósitos quedó claro: reducir su deforestación neta a cero para el 2020 con la financiación de los gobiernos de Noruega y Alemania. Sin embargo, esta estrategia solo resuelve la mitad del problema de nuestras emisiones. Del resto deben encargarse los sectores productivos.

En entrevista con El Espectador, Rodrigo Suárez, director de cambio climático del Ministerio del Medio Ambiente, aseguró que la cartera encargada de la agricultura va punteando la lista de los sectores más comprometidos y que en energías se podría hacer una propuesta más ambiciosa para perseguir las renovables.

¿Cómo trabajan con los diferentes sectores en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero?

En el marco de la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono (ECDBC) estamos trabajando con los sectores que más generan emisiones como agricultura, transporte, residuos, vivienda, sector industrial y deforestación. Trabajamos con cinco ministerios, pero con ocho sectores.

¿Cuáles?

Los ministerios de Minas y Energía, Agricultura, Vivienda, Transporte e Industria. Y debajo de estos están los planes de acción sectorial que, para el caso de Minas y Energía, están el de minería, energía e hidrocarburos. Y en Vivienda, el de residuos sólidos y aguas residuales.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de estos planes?

Poco a poco se han venido firmando los planes de acción sectorial. De los ocho, tenemos seis firmados. Faltan dos: el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el de Agricultura. Pero en el caso del Ministerio de Agricultura es que, si bien no se ha firmado el plan de acción sectorial, sí hay una agenda conjunta muy articulada.

Y entonces, ¿por qué no ha firmado?


Por descoordinación interna. Lo único que falta es la firma porque ya está aprobado por los dos viceministros. No va a hacer solo un oficio sino que lo quieren volver una resolución que les fije más compromisos y que les dicte una ruta.

¿Cuál es el sector más comprometido?

Cuando se revisan las bases del Plan Nacional de Desarrollo el Ministerio más comprometido es el de agricultura. De hecho la estrategia 2020 se formuló en conjunto con el de agricultura.

¿Y el sector que se raja?

En energía se puede hacer más en eficiencia energética. Debemos apostarle a las energías renovables. No necesariamente tiene que ser el Ministerio de Minas y Energía el que lo haga, sino las entidades públicas. Ya hay una intención de compra de vehículos eléctricos. El ministro ha querido incentivar el transporte en bicicleta y el teletrabajo. Vale la pena decir que esto también empieza por casa.

Hay situaciones en las que, si se aceptan cargas para mitigar, puede salir ganando, pero hay otras en las que pierde. En términos de energía, ¿qué pasa con Colombia en ese escenario?

Retos gigantes. El tema de los yacimientos no convencionales cambió la matriz energética en Estados Unidos. Este país dejó de ser importador en carbón. El reto es qué va a pasar con el carbón que queda en el mundo. Los perdedores van a ser quienes no se metan a esas balanzas comerciales. Esto es un tema de comercio y económico.

¿Que tanto se está incluyendo la variable de cambio climático en el desarrollo del país?

La semana pasada presentamos en el Departamento Nacional de Planeación el Formulario Único Territorial (FUT) y la forma en que los municipios y departamentos podrán ejecutar sus recursos. Hay temas de educación, saneamiento básico, acueducto y alcantarillado y gestión de riesgo, pero no había temas de cambio climático. Lo que hicimos fue presentar las posibilidades de incluirlo y hubo una aceptación general con algunas revisiones.

¿Qué significa esto para el país?

Que los municipios podrán incorporar en sus planes de desarrollo recursos asociados al cambio climático.

¿Hay algunos incentivos para que los sectores mitiguen sus emisiones?

Hemos planteado tres fases: medir las emisiones; reportarlas y reducirlas; y compensar. La idea es que cada sector pueda tener los tres sellos bajo una misma misión.

¿Eso es a nivel empresarial?

Sí, pero también en servicios y en comercio. Puede ser transformador trabajar con centros comerciales, por ejemplo. Con esquemas voluntarios, pero al interior del centro comercial, obligatorios. Ahí si uno podría buscar ganadores. Llegarle a quienes hoy no les llega porque siempre creemos que esto depende del sector industrial.

 

Temas relacionados