Amazonía: la región más peligrosa para ambientalistas

Un informe de Global Witness revela que en 2015 fueron asesinados en el mundo más de tres activistas ambientales por semana. En América Latina hubo 122 muertes, es la región más peligrosa para los defensores de la tierra.

Minería, agroindustria, tala y proyectos hidroeléctricos son las principales causas de los asesinatos.Wikipedia

La selva amazónica es una de las regiones más mortales del mundo para los defensores de la tierra y del medio ambiente, alertó la ONG Global Witness. Brasil encabeza la lista de asesinatos de activistas: sólo en 2015, hubo 50 muertes relacionadas con la tala ilegal y expansión de la frontera agrícola.

El 40% de víctimas —personas que luchaban por proteger su tierra, bosques y ríos— fueron líderes indígenas que vivían en áreas remotas en la selva o en pequeños poblados. (Leer: El 2015 bate récord de ambientalistas asesinados)

“Estamos siendo testigos del surgimiento de un nuevo campo de batalla para los defensores: el medio ambiente. La demanda por recursos aumenta la presión”, señaló a SciDev.Net, Billy Kyte, representante de la organización. Brasil es, por lejos, el más peligroso para un defensor de tierras y de la naturaleza. “Vemos una creciente presión entre la frontera intacta de la Amazonía y el avance de la agroindustria que genera conflictos”, añadió.

En 2015 murieron asesinados en el mundo más de tres activistas por semana, según el informe ‘En terreno peligroso’, publicado este lunes, que documentó 185 asesinatos en 16 países, un aumento de 60 por ciento respecto al año anterior.

Además de Brasil, los países más mortíferos para los activistas fueron Filipinas (33 asesinatos), Colombia (26), Perú (12), Nicaragua (12) y la República Democrática del Congo (11). Las principales causas de asesinatos ambientales en el mundo son la minería (42 casos), agroindustria (20), la tala (15) y proyectos hidroeléctricos (15), indicó el informe.

América Latina despunta como la región más peligrosa: se contabilizaron 122 muertes en 2015. Una de las razones es la alta impunidad, según Kyte.

“La corrupción endémica da luz verde para grandes proyectos y genera presión por el ambiente. Hay una desigualdad histórica de distribución de tierras y vemos, cada vez más, empresas invadiendo áreas indígenas”, añadió.

Para el científico Philip Fearnside, premio Nobel de la Paz e integrante del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), se requiere apoyar a las comunidades locales para que sean aliadas de la conservación.

“Es importante apoyar a la población local, si no las áreas protegidas serán invadidas. Son muchos los asesinatos, pero si nos preguntamos cuántos culpables van presos, el número es insignificante”, dijo a SciDev.Net.

Fearnside, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonía (INPA), de Brasil, teme que la situación en su país se vuelva aún más delicada por la influencia de la agroindustria a nivel político, que limita la creación de áreas protegidas, en especial en la Amazonía. 

*Información de Scidev.net

Temas relacionados