Desde 2015 se ha perdido el 34% de las colmenas del país

ANLA restringirá el uso de pesticidas para proteger a las abejas

Este sábado, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales se unió al compromiso impuesto al Estado colombiano de asegurar la supervivencia de estos animales. Aseguran que no utilizarán más fumigación agrícola con sustancias dañinas para esta especie.

En los últimos tres años, el 34% de las colmenas se han perdido por envenenamiento de agroquímicos en el país según estimaciones realizadas por el colectivo Abejas Vivas. Imagen de referencia - Pixabay

Lo que para Joaquín Torres empezó siendo una queja para asegurar su consumo de miel de abejas, terminó por transcender a escala nacional. Su demanda, en la que alegaba la drástica reducción de producción de miel y cómo eso atentaba contra su derecho a la vida y el desarrollo a su personalidad al haber reemplazado el azúcar hacía 30 años con este producto, tuvo el eco suficiente para hacer que un juez fallara a su favor y le ordenara al Estado crear una política para asegurar la superviviencia de esta especie. A esa tarea se unió este sábado la Agencia Nacional de Licencias Ambientales al comprometerse con eliminar al principal culpable de la muestre de las abejas. (Lea: Proyecto de ley sobre conservación de abejas entra en etapa final) 

Se trata de los neoticotinoides, un grupo de insecticidas que afectan el sistema nervioso central de los insectos y que representan la cuarta parte del millonario mercado de los plaguicidas en el mundo. El uso de esta sustancia, contenida en fungicidas o venenos para la fumigación agrícola, se le ha puestro moratoria en países como Estados Unidos o la Unión Europea. 

Es por esto que la ANLA decidió acatar la solicitud de Torres, que también es la de más de 77 apicultores nacionales, organizados en el Colectivo para la Defensa de las Abejas y los Polinizadores en Colombia Abejas Vivas. Un grupo que se puso la tarea de luchar contra el envenenamiento de abejas y polinizadores en el país. Según ellos, que llevan cuentas de sus cultivos, los últimos tres años, el 34% de las colmenas se han perdido por envenenamiento de agroquímicos. Lo que equivale a 15.677 colmenas que han colapsado.

Esa realidad obligó a la ANLA restringera estas sustancias como un principio de precaución. Porque "en los casos en que el conocimiento previo o certeza científica absoluta no existe sobre el riesgo o peligro de daño debido a los efectos de una acción, situación o actividad, por lo cual, en tal sentido esta autoridad tomará medidas a efectos de restringir la utilización de los productos mencionados en su solicitud”, respondió la ANLA al abogado, cita que fue reproducida por Caracol Radio tras el anuncio.