Asesinan a investigador del tráfico de marfil

El pasado 4 de febrero, Esmond Bradley Martin, uno de los investigadores del tráfico de marfil más importantes del mundo, fue encontrado muerto en su casa en la capital de Kenia. Tenía 75 años.

Esmond Bradley Martin, de 75 años. / AFP

Su esposa, Chryssee Bradley Martin, lo encontró en el suelo de su casa, en el suburbio de Langata, con una puñalada en el cuello. La Policía cree que la muerte fue producto de un atraco a su casa y que no tiene relación alguna con su trabajo como activista.

El ciudadano estadounidense llevaba casi medio siglo dedicado a investigar el comercio ilegal de marfil y del cuerno de rinocerontes. Sus pesquisas lo llevaron desde Estados Unidos hacia Kenia en 1970, pues en esos años, los asesinatos de elefantes se multiplicaron. En una entrevista que le hizo la revista Nomad en 2017, el investigador explicó que cuando llegó al este de África su objetivo era armar el rompecabezas de en qué países se estaban matando los 30.000 elefantes y los mil rinocerontes sacrificados cada año, y a dónde estaban yendo a parar sus cuernos.

Fue así como a lo largo de las décadas pudo establecer mapas de conexión entre Congo, Nigeria, Angola y Kenia, con Estados Unidos, China, Hong Kong, Vietnam, Laos y Birmania. En 2008, por ejemplo, reveló que en China se estaba viendo una demanda sin precedentes del cuerno de rinoceronte, y dos años más tarde vio cómo los precios del mercado negro japonés se espumaban, mientras el epicentro de la actividad se trasladaba a Hong Kong y China en 2011.

Los datos que recopiló sirvieron para que la comunidad internacional conociera los lugares más importantes del mercado negro de estos productos y sus precios. Gracias a esos datos, China tomó la decisión de prohibir la importación y comercialización del marfil en enero pasado.

Las investigaciones de Martin y su colega, Lucy Vigne, “le proporcionaron a la comunidad internacional una información clave que subrayaba la importancia de la prohibición doméstica de China para lograr la reducción de la demanda de marfil en el mercado más grande del mundo”, le explicó a la agencia AP Allan Thornton, presidente de la Agencia de Investigación Ambiental.

Su último trabajo apuntaba a que la disminución reciente de los precios en China se debía a que los mercados negros están trasladándose hacia Laos, en donde él y su esposa se habrían hospedado en hoteles cuyos dueños eran a su vez comerciantes de marfil y cuerno de rinoceronte.

“Su trabajo meticuloso sobre el tráfico de marfil y cuerno de rinoceronte se realizó en algunos de los lugares más remotos y peligrosos de la tierra”, expresó en National Geographic Iain Douglas-Hamilton, fundador de la ONG Save the Elephants.

Philip Muruthi, vicepresidente de protección de especies de la African Wildlife Foundation, comentó que la muerte de Martin “deja un vacío que debe ser llenado con prontitud”.