Aumentan los litigios derivados de la crisis climática: hubo 1.550 en 2020

Noticias destacadas de Medio Ambiente

De acuerdo con un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, estos litigios se duplicaron en comparación a 2017.

En solo tres años el número de “litigios climáticos” en el mundo han crecido significativamente: pasaron de 884 en 2017 a al menos 1.550 en 2020, según un último informe publicado hoy por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). (Lea 153 líderes mundiales piden a Joe Biden convertirse en el “presidente climático”)

“Esto está obligando cada vez más a los gobiernos y a los actores corporativos a implementar sus compromisos por el clima y a perseguir objetivos más ambiciosos de mitigación y adaptación” a los choques climáticos, dice el estudio elaborado por la ONU en colaboración con el Centro Sabin de Derecho sobre el Cambio Climático de la Universidad de Columbia (EE.UU).

En 2017, se iniciaron 884 litigios en 24 países y en 2020 aumentaron a al menos 1.550 en 38 países. El 77 % de ellos tuvieron lugar en los Estados Unidos (1.200 casos).

Los autores del informe esperan que esta tendencia se revierta en los próximos años, tras haberse registrado casos en países del Sur global como India, Pakistán, Perú, Filipinas y Sudáfrica.

“Los ciudadanos recurren cada vez más a los tribunales para acceder a la justicia y ejercer su derecho a un medio ambiente saludable”, detalla Arnold Kreilhuber, director de la división de Derecho del PNUMA. “Los jueces y los tribunales tienen un papel fundamental que desempeñar para abordar la crisis climática”, añade.

Además, según el informe, el perfil de los demandantes también se está volviendo más diverso, con oenegés y partidos políticos, pero también menores, ancianos, migrantes y pueblos indígenas, quienes a menudo soportan ya las consecuencias de inundaciones, sequías, un aumento del nivel del mar o de la contaminación.

Muchos de los juicios incluyen la violación de “derechos climáticos” relacionados con el derecho fundamental a la vida, la salud, la alimentación y el agua; el incumplimiento de los gobiernos a la hora de adoptar medidas de mitigación y adaptación climática y casos de “lavado verde” (greenwashing), por ejemplo, cuando productos son etiquetados falsamente como “ecológicos”.

Según datos de la organización suiza sin ánimo de lucro Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno (IDMC), el número de migrantes climáticos podría abarcar un rango de entre 140 y 1.000 millones para 2050, sobre todo, en las regiones del sureste asiático, América Latina y África subsahariana.

África, pese a su escasa participación en la emisión global de gases CO2 (un 3,7 %) es especialmente vulnerable ante desastres naturales.

La combinación de pobreza, dependencia agrícola, instituciones débiles y un alto crecimiento poblacional -con una proyección de 2.500 millones de personas para el año 2050- hace de este continente uno de los más amenazados por la crisis climática.

Comparte en redes: