Bajo presión de caza furtiva, los elefantes están perdiendo sus colmillos

Casi un tercio de la población de elefantes en Mozambique no tiene colmillos gracias a la caza furtiva. Dado que el gen que les otorga esa característica está cada vez más oculto, los elefantes comenzaron a tener descendencia que nace sin colmillos.

No solo sucede en Mozambique. Se han registrado elefantes que nacen con colmillos más pequeños en el sur de Kenia. Kiragrafie/Pixabay

En una reciente historia de National Geographic, los elefantes más viejos del Parque Nacional Gorongosa de Mozambique, no tienen colmillos. 

Su aparente carencia fue su tabla de salvación en la guerra civil que se apoderó de Mozambique durante 15 años. Ese conflicto mató a alrededor del 90% de estos animales, sacrificados por marfil para financiar armas y por la carne para alimentar a los combatientes.

La caza le dio a los elefantes que no cultivaban colmillos una ventaja biológica en Gorongosa. Las cifras recientes sugieren que alrededor de un tercio de las hembras más jóvenes, la generación nacida después de la guerra que terminó en 1992, nunca desarrolló colmillos. Normalmente, la falta de colmillos ocurrirá solo en alrededor del 2 al 4% de las elefantes africanas.

Según Nat Geo, hace diez años había alrededor de 4.000 elefantes en ese parque. Pero una nueva investigación de la profesora Joyce Poole, que aún no ha sido publicada, encontró que de las 200 hembras adultas conocidas que viven en el parque, el 51% no tiene colmillos. El 32% de las elefantas que nacieron después de la guerra tampoco. 

Según Business Insider, algunos dicen que los colmillos de elefantes tienen poderes "restauradores" o curativos. A pesar de haber impuesto una prohibición a fines de 2017, China es una de las naciones donde el marfil es aún más buscado, y algunas veces vale más, que el oro. Molido e ingerido, se promociona no solo como una cura para numerosas enfermedades, sino también como una forma de aumentar la virilidad, la fuerza y ​​la fertilidad. No hay estudios científicos que sustenten esta afirmación. 

“Los colmillos de un elefante macho son más grandes y pesados ​​que los de una hembra de la misma edad, dice Poole, directora científica de la ONG ElephantVoices, a National Geographic. "Pero una vez que ha habido una fuerte presión de caza furtiva sobre una población, entonces los cazadores furtivos también comienzan a concentrarse en las hembras mayores", explica. "Con el tiempo, con la población de mayor edad, comienzas a obtener esta proporción realmente más alta de hembras que no tienen colmillos". (Las polémicas prácticas de WWF en África y Asia)

Otros países con un historial importante de caza furtiva de marfil también experimentan cambios similares entre las mujeres sobrevivientes y sus hijas. En Sudáfrica, el efecto ha sido particularmente extremo: el 98 por ciento de las 174 hembras en el Parque Nacional Addo Elephant presuntamente no tenían colmillos a principios de la década de 2000.

La caza furtiva también ha reducido el tamaño de los colmillos en el sur de Kenia. Un estudio realizado en 2015 por la Universidad de Duke y el Servicio de Vida Silvestre de Kenia comparó los colmillos de elefantes capturados allí entre 2005 y 2013 con los de elefantes sacrificados entre 1966 y 1968 (es decir, antes de que ocurriera una caza furtiva significativa a fines de los años 70 y principios de los 80) y encontró diferencias significativas. Los sobrevivientes de ese período de caza furtiva intensa tenían colmillos mucho más pequeños: eran alrededor de una quinta parte más pequeños en los machos y más de un tercio más pequeños en las hembras.

Vale la pena hacer una aclaración: no es que los elefantes se estén adaptando genéticamente o "evolucionando" para nacer sin colmillos. Más bien, la caza furtiva y su impresionante frecuencia ha logrado que el gen que los machos con colmillos heredan a su descendencia permanezca oculto, y por eso la expresión genética de los colmillos no se da. Cuando los cazadores matan a todos los elefantes con colmillos, ese gen dominante (o sea, "tener colmillos") desaparece. 

Sin embargo, el gen permanece oculto en las hembras, aunque tengan colmillos o no. Si la caza furtiva se detiene, tomaría largos años en recuperar a toda la población de elefantes "tuskers", según el artículo "Unnatural selection: hunting elephant tusks", publicado en Nature en 2011. 

843255

2019-03-05T10:33:27-05:00

article

2019-03-05T11:01:53-05:00

hcalle_250705

none

- Redacción Vivir

Medio Ambiente

Bajo presión de caza furtiva, los elefantes están perdiendo sus colmillos

75

4288

4363