Balance oficial por las lluvias en Japón asciende a 122 muertos

El balance provisional de las fuertes lluvias que cayeron en Japón en los últimos días, las más violentas desde hace más de 30 años, aumentó este martes a 122 muertos, anunció el gobierno.

Varios residentes comienzan a retirar los escombros de su casa tras las inundaciones registradas de Kurashiki, Japón. Continúa la búsqueda de unos 80 desaparecidos por una de las peores catástrofes naturales de este tipo en el país de las últimas décadas. EFE/ Jiji Press

Este lunes, el gobierno japonés anunció que el balance de muertos por las fuertes lluvias registradas entre el viernes y el domingo, ya asciende a 122 personas. Las operaciones de búsqueda continúan en el oeste del archipiélago, donde decenas de personas siguen en paradero desconocido. 

"Las lluvias récord en varias partes del país han causado que los ríos se desborden y provoquen inundaciones a gran escala y deslizamientos en varias áreas", dijo el secretario del gabinete el pasado domingo.

Las precipitaciones entre el viernes y el domingo alcanzaron niveles récord en 93 puntos de observación de 14 prefecturas.

Las precipitaciones, que se extendieron durante tres días, provocaron fuertes inundaciones, corrimientos de tierra y otros daños graves que dejaron atrapados a numerosos habitantes, a pesar de que las autoridades habían recomendado evacuar a millones de personas. 

De hecho, hasta cinco millones de personas recibieron órdenes de evacuación, pero la consigna no era obligatoria y en algunas ocasiones, cuando el agua subía muy deprisa, podía resultar más arriesgado intentar salir que refugiarse en una azotea.

Tras la emergencia, unos 73.000 bomberos, policías y soldados se pusieron manos a la obra en las distintas provincias afectadas, en terrenos a veces muy accidentados.

"Las operaciones de rescate se mantienen las 24 horas del día", dijo el domingo a la AFP Yoshihide Fujitani, un responsable de gestión de catástrofes de la prefectura de Hiroshima.  

"También nos estamos encargando de las personas evacuadas e intentamos recuperar las infraestructuras vitales como la red de agua y gas", declaró Fujitani a la AFP. "Hacemos todo lo que podemos”.

Hasta ahora, unas 17.000 personas siguen sin energía eléctrica y las líneas telefónicas están caídas a lo largo de varias prefecturas.

Una de las zonas más afectadas fue el oeste del archipielago, donde ya fallecieron 100 personas debido a las lluvias. Allí, los socorristas buscan a los desaparecidos en unos barrios completamente cubiertos de barro y entre los escombros de viviendas.

Algunas fábricas (como las de Panasonic, Mitsubishi Motors y Mazda) tuvieron que detener su producción en la región, al igual que servicios como Amazon.

Debido a la gravedad de la situación, el primer ministro, Shinzo Abe, decidió anular su gira por Bélgica, Francia, Arabia Saudita y Egipto, según anunciaron este lunes medios locales.