La bandera del Humboldt en alto

Gracias a la gestión de Brigitte LG Baptiste, este instituto se ha consolidado como referente de la defensa del medio ambiente.

/ El Espectador

 La directora del Instituto Humboldt termina el año con la primera publicación de una serie que anualmente le dirá al país cómo va su biodiversidad. Biodiversidad 2014 es solamente uno de los resultados de los grupos de trabajo que ha logrado armar Baptiste en el instituto que el Congreso de la República creó en 1993 por solicitud del último director del Inderena y primer ministro del Ambiente, Manuel Rodríguez. Once instituciones de investigación y 59 investigadores proporcionan al país un texto único por su contenido y su presentación que ya se puede ver en la red. En el libro, probablemente el mejor que se publicado en América Latina sobre el tema, se reflejan el carácter de Baptiste y sus estrategias de vida.

Baptiste representa a las generaciones de colombianos que nacieron en medio de la guerra, el narcotráfico y la corrupción y que han escogido estrategias de vida diferentes a las que han asolado al país. Esas generaciones son las que han logrado el milagro de mantener viable a Colombia. Baptiste y sus compañeros generacionales tienen como características principales modos diferentes de ver la vida y estrategias alternas para afrontar la complejidad de la realidad. Ellos saben cómo ver la totalidad de la realidad, amplia y profundamente, con todas sus interrelaciones y todos sus elementos, sin separar a los humanos del resto de la naturaleza. La ven con sus cambios pasados y aspiran a cambiarla porque no son neutrales, desean modificarla para que sea mejor y ese “mejor” no lo definen únicamente desde lo económico; lo ético y lo estético tienen papeles principales en la definición de su futuro colectivo. Pero, sobre todo, ven la vida con respeto a las otras especies, a las otras personas y, en general, a lo que pudiera definirse como la otredad, el conjunto total de lo biótico, la compleja realidad que enfrentamos cotidianamente.

Brigitte Baptiste ha logrado condensar en su forma de dirigir el Humboldt otras estrategias que son características de aquellos que están tratando de construir una realidad nacional diferente. Son estrategias que utilizan el entusiasmo y la indisciplina para alejarse de los dogmas y que están fundamentadas en el reconocimiento de la importancia de la diversidad y la complejidad que nos caracterizan. Tratar de conocer y comprender el país en donde vivimos es parte fundamental de esas estrategias ajenas a la simplificación, y en el caso de Brigitte Baptiste esa estrategia de saber más con entusiasmo e indisciplina se une a la de amar el país, estar enamorada del país en que nació y se educó.


* Ambientalista, exdirector del Inderena.