Bibo, un aliado de la agenda ambiental

Durante el año esta campaña acompañó cinco eventos que tuvieron como protagonista la biodiversidad de Colombia y sus retos de conservación y aprovechamiento a nivel nacional.

La habia copetona (pájaro de color rojo), a su derecha la imantodes phantasma, a su izquierda abajo la bachia pallidiceps y la última fotografía de la izquierda, la boa esmeralda fueron algunas de las especies registradas en las expediciones científicas del proyecto Colombia Bio, a manos de Colciencias. Cortesía Colciencias.

A lo largo del año, la campaña BIBO de El Espectador cubrió desde todos sus frentes la realidad ambiental del país. Desde su línea de trabajo durante 2017, enfocada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hasta las expediciones científicas comandadas por Colciencias en territorios de posconflicto, el proyecto de la cuenca Magdalena-Cauca, impulsado internacionalmente para salvaguardar un ecosistema estratégico a nivel nacional. O debatir sobre la gestión del agua en el país, de la mano con Isagén, desde las regiones y con los actores involucrados. Y unirnos a la alarma que prendió hace unos meses el Gobierno al reportar la tasa de deforestación de 2016.

Todos esos episodios dieron materia para discutir, trajeron datos y personajes claves para entender la biodiversidad de Colombia, considerada la segunda más rica del mundo y la primera por metro cuadrado. Toda esa información estiró una bandera que, desde este periódico, se iza desde hace 13 años, cuando los temas ambientales no estaban tan presentes en la agenda diaria. 

Como dijo Pablo Correa, editor de la sección Vivir, “hablar sobre cosas que tenían que ver con agua, con páramos, generalmente estaban en la última página del periódico, como si fueran un adorno. A lo largo de esta década esos temas fueron moviéndose y escalando hasta las primeras páginas, como pasa ahora en el periódico”. Así lo contó en el “Encuentro por el agua”, que tuvo lugar hace 15 días en Bogotá.

Y bien, la historia se repite en otros círculos: en las agendas políticas, las económicas y las de paz. Porque, como aseguró Alejandro Olaya Dávida, subdirector de Colciencias, hace unos meses mientras hablaba de biodiversidad, “el país debe empezar a valorar su riqueza natural e incorporarla en elementos de política económica, de desarrollo y de competitividad. De nada nos sirve sentirnos orgullosos por nuestra posición planetaria como país megadiverso, si en realidad no logramos llegar a, como dice el Convenio de Diversidad Biológica, conocer, conservar y usar sosteniblemente este capital”, concluyó. (Lea: ¿Cómo sacar provecho de la sostenibilidad?) 

La solución para Mary Lou Higgins, directora de WWF-Colombia, está en el único recurso que no tiene límites: “La creatividad humana”, señaló durante el reconocimiento a las mejores prácticas ambientales que entregó BIBO hace cuatro meses. Su reflexión se expresa en esos cinco eventos, organizados por esta campaña en compañía de sus mayores aliados dentro del medio ambiental.

¿Quiere leer más información sobre medio ambiente y sostenibilidad? Lo invitamos a seguir la página de BIBO en Facebook: 

 

Temas relacionados