Cambio climático no afecta los géneros por igual: a las mujeres las impacta más

Una serie de estudios científicos coincide en que el género femenino lleva las de perder en un desastre natural. Su rol como ciudadora y proveedora de alimentos la hace más vulnerables.

Panorámica de la avalancha que dejó sin hogar a decenas de personas en el municipio de Salgar (Antioquia) en 2015. Raúl Arboleda – AFP

La Organización de Naciones Unidas dice que el 80 % de los desplazados en el mundo por el cambio climático son mujeres. Ese número es tan preocupante que los acuerdos internacionales como el de París en 2015 han incluido disposiciones específicas en pro de las mujeres. Tiene sentido: al ser las principales cuidadoras y proveedoras de alimentos, todo desastre natural las impacta en mayor medida. (Lea: Mujeres en las listas al Congreso 2018-2022: lejos de lograr la paridad) 

De hecho, no son solo las mujeres de las zonas rurales las más vulnerables. De acuerdo con ONU Mujeres, "las mujeres ganan menos que los hombres" y en ese sentido, aquellas madres cabeza de familia que enfrentan un fenómeno natural tienen una mayor probabilidad de experimentar pobreza y de tener menos poder adquisitivo que los hombres. Esto hace que volver a construir una casa, mudarse a otro lugar o conseguir un empleo impliquen grandes esfuerzos. 

Un ejempo de ello fue el caso de las mujeres afroamericanas en Estados Unidos, justo después del huracán Katrina hace 13 años. La mayoría de las familias víctimas estaban encabezadas por una mujer y "más de la mitad de las familias pobres de la ciudad estaban encabezadas por madres solteras", contó para BBC News, Jacquelyn Litt, profesora de estudios de mujeres y género en la Universidad de Rutgers. 

Pero el impacto no es solo de dinero. Tras un desastre natural se han registrado casos de violencia contra la mujer como agresiones sexuales o violaciones, existen datos sobre mortalidad femenina que superan por mucho las muertes en hombres y se tienen cálculos de cuánto reduce la esperanza de vida en ambos géneros. En efecto, ellas llevan las de perder. 

En el caso del tsunami de 2004 en Tailandia, la confederación internacional Oxfam realizó un informe sobre cuántos supervivientes había dejado el desastre. El resultado fue que los hombres superaban en caso 3:1 a las mujeres en en Sri Lanka, Indonesia y la India. Los expertos concluyeron que era más fácil para ellos nadar, mientras que ellas tuvieron que evacuar a sus hijos y otros parientes. 

Y, aunque la situación resulta clara, las voces que hablen sobre esto en los grandes debates están contadas. La representación promedio de las mujeres dentro de las conversaciones internacionales sobre cambio climático es inferior al 30 % de acuerdo con la ONU. Un porcentaje alarmante si se tiene en cuenta que las mujeres son la mitad del mundo.