Campaña en redes quiere evitar la destrucción de un símbolo colombiano

La ONG Vivos VZW, con sede en Bélgica, quiere que la gente conozca qué es el Área de Manejo Especial de La Macarena, para poder defenderla de la amenaza de la explotación petrolera.

Caño Cristales se encuentra ubicado en el Área de Manejo Especial de La Macarena (AMEM), en el departamento del Meta, Colombia. Cortesía Anthony Dendauw - Vivos VZW

Cuando se promociona a Colombia en el mundo como destino turístico, uno de los lugares más emblemáticos que siempre se resalta es el río de los siete colores: Caño Cristales. El presidente Juan Manuel Santos hizo una invitación en septiembre pasado para que personas en todo el mundo conozcan uno de los símbolos naturales más importantes de su país.

A pesar de la belleza de sus colores y sus aguas cristalinas, Caño Cristales se encuentra ubicado en un área amenazada por la explotación minera y petrolera: el Área de Manejo Especial de La Macarena (AMEM). Este es el propósito de una campaña llamada “Ame La Macarena” que está desarrollando la fundación Vivos VZW, con sede en Bélgica, para visibilizar los riesgos de destrucción que enfrenta este vasto territorio natural.

La cofundadora de Vivos VZW, Veruska Nieto Borja, le dijo a la Agencia Anadolu que el objetivo de la campaña “es que se dé a conocer el AMEM y se comience a apreciar y a valorar lo que hay en ese territorio, que ha estado durante 50 años en una zona de guerra. Si no se sabe lo que se tiene, no se puede defender ni proteger”.

El Área de Manejo Especial de La Macarena (AMEM) comprende un territorio de 3’891.790 hectáreas que fue delimitado por el decreto ley 1989 de 1989. Está conformada por cuatro parques nacionales naturales: la Sierra de La Macarena (donde se encuentra Caño Cristales); el Sumapaz; Los Picachos y Tinigua, distribuidos entre los departamentos de Meta y Guaviare. Por años se consideró un área peligrosa por el conflicto armado.

“Para nosotros es muy importante que ahora que acaba de salir del conflicto, esa área sea primero estudiada y se respete el decreto ley”, afirma Nieto.

La activista señala que ahora la principal amenaza del AMEM es la explotación minera y de hidrocarburos. “Hace seis años volví allá, fui a visitar Caño Cristales y el presidente de Asojuntas me pide que le ayude porque tenían un problema con una petrolera. Desde entonces, les ayudamos con las audiencias públicas, los cabildos abiertos, hicimos un periódico y comenzamos a hacer todo el trabajo de Vivos”, relata la activista.

Gracias al trabajo en conjunto con las comunidades, lograron la destitución el año pasado del entonces ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, y el director de la Agencia de Licencias Ambientales, Fernando Iregui. Sin embargo, falta mucho por hacer, reconoce Nieto: “como la zona está tan estigmatizada, nadie los quiere escuchar y ayudándoles desde Bélgica podemos hacer mucho más”.

Según Nieto, el AMEM sigue siendo un territorio desconocido: “es una reserva que debería protegerse porque es una biblioteca biológica viva. Uno de nuestros fundadores es un médico y él sabe que muchas de las medicinas que utilizan en este momento las farmacéuticas vienen en gran parte de esa zona, ahí se guarda una riqueza farmacológica muy importante que ha estado ahí por cientos de años”.

La campaña “Ame La Macarena” se estrenó el 27 de septiembre, a través de las redes sociales Twitter, Facebook, Instagram, Youtube y en un blog: amelamacarena.blogspot.com.co.