Carrera Séptima al norte de Bogotá es una trampa mortal de especies

Durante dos días más de 350 estudiantes de la U. del Bosque se dieron a la tarea de contar las especies que mueren por atropellamiento en este corredor vial. Los zorros perrunos entre los más afectados.

Carrera Séptima al norte de Bogotá donde se realizó el censo de especies. Cortesía U. del Bosque.

Durante dos días un grupo conformado por 346 estudiantes, biólogos, docentes y egresados de la Universidad El Bosque caminaron a lo largo de la carrera Séptima (Bogotá), entre las calles 193 y 212, adentrándose en los Cerros Orientales, para realizar un censo de la flora, la fauna y la cobertura vegetal de esta zona de la ciudad. 

Una de las sorpresas que se llevaron todos fue que el número de animales atropellados por automóviles es alto debido a la falta de señalización.

De acuerdo con los reporte compartido por el programa de Biología de la Universidad El Bosque, a través de un comunicado, las especies silvestres que más son estrelladas en este corredor son: el zorro perruno (Cerdocyon thous), el cusumbo de montaña (Nasuella olivacea), el tigrillo lanudo (Leopardus tigrinus) y el ñeque o guatín (Dasyprocta sp.). 

 La buena noticia es que en la biodiversidad de la zona es alta. Durante el recorrido de la 193 con séptima se logró el avistamiento de 10 especies de reptiles y anfibios, 23 especies de aves, 28 especies de insectos y un total de 44 madrigueras de mamíferos. En el recorrido de la 212 con séptima se logró observar cinco especies de reptiles y anfibios, 12 especies de aves, 56 especies de insectos y 36 madrigueras de mamíferos.  

Entre la gran variedad de reptiles y anfibios encontraron la rana sabanera, (Pristimantis bogotensis) y la ranita de montaña (Dendropsophus molitor), reptiles como la serpiente tierrera o sabanera (Atractus crassicaudatus), insectos como  mariposas, escarabajos, hormigas, grillos, abejas, entre otros. 

También se reportó una gran variedad de aves (colibríes, mirlas, pavas, copetones) y madrigueras de mamíferos que posiblemente pertenecen a especies como cusumbos (Nasuella olivacea), ñeques o guatines (Dasyprocta sp.), zorros perrunos (Cerdocyon thous) o comadrejas (Mustela frenata). 

“La información biológica que recopilamos durante esta salida nos permitió realizar un informe técnico preciso y con corroboración científica de la fauna y flora presente en este corredor biológico, el cual le fue entregado a la Secretaria Distrital de Ambiente, quien es nuestra aliada en este proceso, con el fin de buscar posibles soluciones a la problemática de atropellamiento de flora y fauna en términos de la implementación necesaria de señalización e infraestructura liviana”, señaló Clara Santafé, directora del Programa de Biología de la Universidad El Bosque. 

Los biólogos hicieron un llamado a las autoridades y a los ciudadanos para considerar la protección de las especies identificadas. Consideran que la implementación de señales de tránsito para la prevención de atropellamiento de fauna podría ayudar a disminuir los impactos que las vías tienen en la fauna silvestre rural. 

 

 

869640

2019-07-06T13:18:35-05:00

article

2019-07-06T13:19:56-05:00

pablocorreatorres_94

none

Redacción Vivir

Medio Ambiente

Carrera Séptima al norte de Bogotá es una trampa mortal de especies

69

3154

3223