China quiere reducir su consumo de carne a la mitad para combatir cambio climático

Casi mil millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente dejarían de emitirse para 2030.

China ha aumentado su consumo de carne por crecimiento económico. Andrew Hitchcock - Flirck

Como una medida para combatir el cambio climático y alcanzar sus metas de reducción de emisiones de gases efecto invernadero (GEI), el gobierno de China ha creado un plan para reducir el consumo de carne en su población un 50%.

Para esto, el Ministerio de Salud de este país creó una nueva guía de alimentación en la que recomienda que cado una de los 1.3 mil millones de habitantes que tiene China solo deben comer entre 40 gramos y 75 gramos de carne por día. Una medida que además de buscar reducir los gases efecto invernadero, quiere mejorar la salud de sus habitantes.

De hecho, según explica el periódico inglés The Guardian, si esta medida se sigue al pie de la letra, las emisiones de óxido de carbono equivalente (CO2e) de la industria ganadera en China se reducirían en mil millones de toneladas a 2030. Una cifra alta si se considera que las emisiones proyectadas para ese año, sin tomar ningún tipo de acción, serían de mil ochocientos millones de toneladas.

Los chinos y la carne

Aunque alrededor del año 1982 la carne era considerada un lujo que solo se podían dar los chinos adinerados, el rápido crecimiento económico que ha atravesado el país cambió sus patrones de alimentación. Por lo que hoy el 28% del consumo de carne a nivel mundial se da en China.

Actualmente, se estima, un habitante promedio de este país come 63Kg de carne al año y se espera que el consumo aumente a 30Kg de carne más para 2030 si no se implementa ningún tipo de regulación. Por ende, si se sigue la nueva guía la disminución de carne estaría entre 14Kg a 27Kg al año.

Según explicó Li Junfeg, director general del Centro Nacional de la Estrategia de Cambio Climático y Cooperación Internacional de China, lo más importante de esta iniciativa, es que pone las acciones contra el cambio climático en manos de la población.

“La lucha contra el cambio climático implica un juicio científico, las decisiones política y el apoyo empresarial, pero a la final se basa en la participación del público en general y en el comportamiento del consumo en el país”, afirmó para el periódico The Guardian.

La medida, aunque suene controversial, tiene sus argumentos. Sobre todo cuando se ha demostrado que a nivel mundial el 14.5% de las emisiones de GEI vienen de la ganadería, la avicultura y la porcicultura. Sector que, incluso, emite más GEI que todo el transporte junto.

No obstante, a nivel global, puede que la medida no sea tan efectiva. Ya que según el Foro Económico Mundial, hay 14 países que consumen más carne que China. Con Australia y Estados Unidos liderando la lista con casi el doble del consumo que los habitantes chinos.
 

Temas relacionados