Ciudades quieren más poder en la ONU

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, junto al alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, pidieron que las ciudades luchen por "tener un sitio en la mesa global" para enfrentar el tema del cambio climático.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, junto al alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti (i), y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.EFE.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, llamó hoy a que las ciudades luchen por "tener un sitio en la mesa global" y en organizaciones internacionales como la ONU, para conseguir que "se escuche la voz de los gobiernos locales".

"Tenemos que seguir luchando para tener un sitio en la mesa global y en organizaciones internacionales como la ONU, para hacer que se escuche la voz de los gobiernos locales y de los alcaldes, porque tenemos la oportunidad de ser mucho más prácticos y efectivos en nuestras políticas", dijo Rodas.
El alcalde de Quito participó hoy en la presentación en París de un compromiso adoptado por doce grandes ciudades mundiales para adquirir sólo autobuses no contaminantes de aquí a 2025 y para asegurar que sus centros urbanos serán de cero emisiones para 2030.

En una declaración ante la prensa junto a varios de sus homólogos, Rodas consideró que las ciudades "tienen ahora una gran oportunidad para ganar influencia al negociar políticas de lucha contra el cambio climático".

El alcalde calificó ese combate contra el calentamiento global como "un asunto de vida o muerte" y destacó la "responsabilidad especial" de su ciudad como anfitriona el año pasado de la última conferencia Hábitat III de la ONU, donde se suscribió la Nueva Agenda Urbana. "Aunque aquello fue una conferencia para Estados, las ciudades jugaron un gran papel, porque hablamos de desarrollo urbano y porque podemos tener mayor impacto en la vida diaria", dijo Rodas.

Recordó que el 56 % de las emisiones de carbono en Quito provienen del sistema de movilidad, por lo que los esfuerzos se han enfocado en esa área.
Citó la construcción de la primera línea de metro de la ciudad y del país, cuya finalización se prevé para 2019, o del teleférico de la ciudad para alcanzar los barrios más elevados como ejemplos de los esfuerzos de su municipio.

Para Rodas -a quien la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, presentó como "uno de los grandes líderes latinoamericanos en la lucha contra el cambio climático"-, Quito también ha aprovechado para cambiar la forma de hacer un plan urbano a largo plazo.

Así, con el metro llegarán nuevos centros urbanos en torno a las estaciones, mientras que también se prevé incentivar a los constructores privados para que compren "derechos aéreos" para levantar edificios más altos, siempre que cumplan criterios de eficiencia ecológica.

Otro de los proyectos citados por Rodas fue su intención de aumentar las 150.000 hectáreas que ya son áreas de protección natural en el distrito metropolitano de Quito.