Monitoreo de 143 plantas de tratamiento a nivel mundial

Cocaína: la droga más consumida en Colombia, según las aguas residuales

Una investigación internacional analizó muestras de alcantarillados provenientes de 37 países y 120 ciudades, entre ellas, Bogotá y Medellín. Esta sustancia es también la más utilizada en el sur y oeste de Europa.

Las muestras de aguas residuales analizadas en 2011 hasta 2017 abarcan a una población de 37.9 millones de personas. / Getty Images

Hasta hace una década, medir el consumo de drogas de una población específica era un asunto complicado. Saberlo dependía de fuentes de información como el número de incautaciones, encuestas cívicas, cifras sobre tratamientos para adictos e ingresos hospitalarios y antecedentes judiciales. Pero estos datos arrojaban un amplio margen de error. Así fue hasta que un grupo internacional de científicos analizó por primera vez en 2011 las aguas residuales de una ciudad con el fin de monitorizar el consumo de drogas de sus ciudadanos en tiempo real. Este análisis, que se extendió a 120 ciudades de 37 países, entre ellos Colombia, es el primer macroestudio internacional en revisar cuánta droga se libera por los alcantarillados.

En principio, el análisis partió de 19 ciudades solo de Europa, donde hace ocho años habitaba un total de 14,1 millones de personas. Los investigadores, más conocidos como el grupo Score (Sewage Analysis Cero Group Europe), recogieron cada año una muestra diaria de aguas residuales durante una semana. Estas pruebas eran tomadas antes de que el agua fuera tratada por una depuradora para luego enviarlas al laboratorio con el fin de encontrar concentraciones de cocaína, cannabis, anfetamina, metanfetamina y metilendioximetanfetamina (MDMA) o residuos de estas sustancias entre los metabolitos que secreta la orina humana.

Esa fue la metodología utilizada para el estudio que terminó por extenderse a 73 países en 2017. Para ese año, el monitoreo captó 143 plantas de tratamiento de aguas residuales provenientes tanto de ciudades de Europa como Suiza, Italia, Francia, España y Reino Unido, sino también de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, Corea del Sur e Israel. De América del Sur los únicos países seleccionados fueron Colombia y Martinica. Todas estas muestras representaron una población total de 37,9 millones de personas. (Imagen: Uno de los gráficos publicados por los investigadores con el registro de las ciudades europeas estudiadas). 

Los resultados de este monitoreo, considerado el más grande en términos de ciudades y países, fue publicado ayer en la revista Addiction. Sus conclusiones revelaron que “la benzoilecgonina (indicador de cocaína) fue el metabolito detectado en cargas más altas en el sur y oeste de Europa, y la anfetamina, MDMA y metanfetamina en el este, norte y centro de Europa. En otros continentes, la metanfetamina mostró los niveles más altos en Estados Unidos y Australia, y la benzoilecgonina en América del Sur”, indicaron los autores.

De acuerdo con el análisis de las muestras, la ciudad europea más consumidora de cocaína es Barcelona (España), seguida por Zúrich (Suiza) y Amberes (Bélgica). En este continente el consumo más alto se registró en 600 a 900 miligramos de benzoilecgonina por 1.000 personas por día, mientras que en Colombia y Martinica, según los investigadores, “las cargas masivas de benzoilecgonina normalizadas en la población fueron relativamente altas en comparación con las otras regiones”. Medellín se caracterizó por presentar un consumo de cocaína alto según las dosis combinadas registradas para 2017.

Las metanfetaminas, por su parte, se posicionaron como la droga más consumida en Estados Unidos, Canadá y Australia, mientras que en “las ciudades colombianas mostraron poca evidencia de consumo”, apuntó el estudio.

Las anfetaminas fueron concentradas en mayor medida en ciudades como Amberes y Ámsterdam, mientras que las mayores cargas de MDMA se reportaron en ciudades holandesas como Eindhoven y Utrecht.

Si bien los resultados fueron entrecruzados con otros indicadores epidemiológicos y se correspondieron entre sí con estadísticas sobre decomisos o sondeos poblacionales, los autores subrayaron ciertas incertidumbres sobre esta metodología.

Algunas de ellas fueron el corto plazo de la muestra, recolectada cada año solo durante una semana, el tamaño cambiante de la población y las transformaciones de los alcantarillados. Esto, advirtieron los 70 científicos detrás del grupo Score, podría cambiar los datos de consumo, aunque estudios previos han sugerido que la subestimación en aguas residuales para benzoilecgonina, metanfetamina y MDMA es de menos del 10 %, por lo que sus datos estarían cerca de reflejar la realidad mundial.

887475

2019-10-23T21:00:00-05:00

article

2019-10-24T07:22:24-05:00

[email protected]

none

- Redacción Medio Ambiente

Medio Ambiente

Cocaína: la droga más consumida en Colombia, según las aguas residuales

75

4768

4843