Colombia abre de nuevo el debate de cómo gobernar su agua

Durante el Tercer Encuentro por el Agua representantes de la sociedad civil, de la academia, del sector privado y del sector público discutieron sus posiciones frente a la gobernanza del recurso hídrico.

El problema de Colombia no es la cantidad de agua disponible, sino su calidad y su gestión. Eso quedó claro en el Tercer Encuentro por el Agua, que se llevó a cabo este vierne en las instalaciones del Hotel Hilton de Bogotá.

Algunas recomendaciones quedaron sobre la mesa para el próximo Plan Nacional de Desarrollo que irá del 2014 al 2018. Sin duda, las más claras consistieron en fortalecer a las instituciones ambientales y hacer que la información sea accesible al público, al ciudadano de a pie.

La idea la resumió bien el panelista Julio Carrizosa quien aseguró que si se ha podido mantener el patrimonio económico colombiano con una institución fuerte como el Banco de la República, ¿por qué no se ha logrado conservar el patrimonio ambiental a partir de una institucionalidad semejante?

En lo último coincidió Luis Fernando Rico, gerente de Isagén. Además de sugerir el fortalecimiento institucional mediante la claridad de roles y responsabilidades, el aumento de recursos financieros y la ampliación de personal técnico capacitado, reflexionó sobre la precaria información ambiental que está disponible para el público. Según Rico, “El cambio climático nos ha traído mucha incertidumbre, por eso, es fundamental crear un sistema de conocimiento e información en torno al agua que sea visto como un bien público”.

Si el recurso hídrico se entiende como un bien público real “no estaríamos hablando de conservar el agua porque sí. Estaríamos hablando de ser responsables ampliamente por ella desde la parte ambiental, comunitaria, económica. Se expandiría el concepto de la ingeniería del agua, al concepto ambiental del agua”, comentó Jay Sherman, invitado de WWF y especialista en aguas dulces.

De hecho, Jorge Furagaro, líder de la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (Opiac), dijo que hoy en día existen dos visiones muy marcadas acerca del agua: los de la ciudad que la entienden del grifo para afuera y los del campo que la miran integralmente, desde sus ecosistemas.

Este punto es clave para lograr ordenar el territorio, pues de acuerdo con Ernesto Guhl, director del Instituto para el Desarrollo Sostenible, Quinaxi, “el agua es un componente del territorio. Se debe integrar la gestión del agua y la estrategia territorial de desarrollo”.

Así que no estaría muy alejado articular los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) con los Planes Manejo y Ordenamiento de una Cuenca (Pomcas) porque “cuando hablamos de agua no podemos desvincularla de sus coberturas naturales. Por eso, debe hablarse de una gestión integral del recurso hídrico”, dijo Adriana Soto, viceministra de Medio Ambiente y directora de The Nature Conservancy.

Por otro lado, Rafael Mejía, director de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) explicó que el sector agropecuario utiliza el 60% del agua en Colombia: 54% para la agricultura y 6% para la ganadería. La FAO recomendó aumentar en un 70% la oferta de alimentos, pues de lo contrario entraríamos en una crisis sin precedentes para la humanidad. El problema es que sin agua la oferta no sería sostenible.

Esta nueva gestión del agua es compleja. Juegan intereses de parte y parte: de las empresas privadas, de los sectores productivos, de la sociedad civil, del sector público, de las comunidades indígenas.

Lo que sí permitió entrever el debate es que, a pesar de las diferencias, los asistentes comparten propuestas como aquella de incluir sistemas más claros de información, por un lado, e instituciones más fuertes que dialoguen con las comunidades, por el otro. Al fin y al cabo, ese término tan utilizado en estos encuentros que es la “gobernanza del agua” se refiere a no darle la espalda ni a la naturaleza ni a las comunidades. Y

527704

2014-11-14T16:52:05-05:00

article

2014-11-14T16:52:05-05:00

ee-admin

none

María Paulina Baena

Medio Ambiente

Colombia abre de nuevo el debate de cómo gobernar su agua

58

3878

3936

Temas relacionados