Colombia se alía con el MIT para adaptarse al cambio climático

Una alianza entre el Minambiente, el Massachusetts Institute of Technology, la Universidad de Leibniz Hannover (Alemania) y la Organización Mundial para las Migraciones, busca planear una estrategia para hacerle frente al fenómeno climático.

a Ciénaga Grande de Santa Marta, uno de los ecosistemas más amenazados por y el cambio climático.Pablo Correa

¿Cómo adaptarse al cambio climático? ¿Cuál es el camino que debe seguir Colombia para planear una estrategia de mitigación y planificación? Responder esos interrogantes es uno de los propósitos que tiene la alianza que acaba de anunciar el Ministerio de Ambiente con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), de Estados Unidos; la Universidad de Leibniz Hannover (Alemania) y la Organización Mundial para las Migraciones (OIM).

Como lo anunció esa cartera a través de un comunicado, durante dos semanas expertos de esas entidades trabajarán en “la identificación de estrategias de adaptación al cambio climático que respondan a las políticas nacionales de protección ambiental y también a las necesidades socioeconómicas de las comunidades que viven en áreas vulnerables”.

La alianza busca establecer un acompañamiento técnico que se verá reflejado en la creación de un Centro de Estudios en Cambio Climático, Equidad y Desarrollo Sostenible para el Posconflicto. La alianza será presentada este miércoles en un conversatorio que se llevará a cabo en el Ministerio de Ambiente con profesores del MIT y de la U. de Leibniz, en el que se hablará de temas como herramientas digitales de planeación, infraestructura para la mitigación del riesgo frente al cambio climático y estrategias de resiliencia para comunidades en riesgo.

En palabras de Juan Camilo Osorio, del MIT, la idea es establecer un mapa de actores, las acciones y el avance de los esfuerzos que se están realizando para saber en cuáles espacios se requiere más apoyo. Además, otro de los propósitos es, como lo dice el Minambiente, “entender y catalogar las fortalezas, las oportunidades y los obstáculos que ya se han encontrado y formular una serie de recomendaciones”

Para Fernando Calado, director de la OIM, este acuerdo será clave para hacerle frente a desastres naturales como el que sucedió en Mocoa el 31 de marzo de 2017. “Muchas de estas situaciones de desastres se habrían podido prevenir si se hubiera hecho una planificación en las zonas para que la urbanización no estuviera en zonas de riesgo, como es el caso de Mocoa. Esta es una iniciativa de prevención que  nos permite  ayudar  a que estos desastres, si bien no los podemos evitar, no afecten a la población y permitan reducir el riesgo de las comunidades que hoy se encuentran en zonas que no son las mejores para habitar”, aseguró Calado.