Colombiano que salió de la ONG The Nature Conservancy responde a las acusaciones

Luis Aníbal Solórzano, que había sido señalado de no promover buenas prácticas laborales en una de las organizaciones ambientales más grandes del planeta, asegura las acusaciones no son ciertas y que, por el contrario, siempre buscó la inclusión y el respeto en el trabajo.

Luis Solórzano.Tomada de TNC

Hace poco más de un mes el portal estadounidense POLITICO publicó varios artículos sobre el funcionamiento interno de una de las organizaciones ambientales más grandes del mundo, The Nature Conservancy, más conocida por las siglas TNC. (Lea "Presidente de la ong The Nature Conservancy no fue hallado culpable de acoso sexual": TNC)

Entre sus denuncias, varias controvertidas por la organización, había una que apuntaba a un colombiano: Luis Solórzano, jefe del programa para el Caribe de TNC. (Lea Un tipo de raya se convierte en el pez marino más amenazado del mundo)

En ella aseguraban que Solórzano había dejado su cargo después de años de quejas de empleados que denunciaban insultos raciales, homofóbicos y sexistas. Los periodistas de POLITICO afirmaban que habían hablado con 13 personas que trabajan o trabajaron para The Nature Conservanc.y Ellos, escribían, se habían opuesto a la forma en que se permitió que el colombiano permaneciera en su cargo a pesar de los reclamos.

Entre sus pruebas, POLITICO citaba un informe del bufete de abogados McDermott Will & Emery que indicaba que había una cultura en la que las mujeres sienten que es difícil avanzar.

Hoy, Solórzano asegura que la historia es muy distinta a como la contaron los medios (incluido El Espectador) en aquel entonces. En un texto de más de una página se defiende de las acusaciones que le han hecho y dice que ya habían sido hechas en 2016 y en 2017.

“Fueron extensivamente investigadas por la Oficina de Ética y Cumplimiento de TNC”, apunta. “Luego de esto fui informado que ellos no encontraron mérito en las mismas y fue precisamente durante ese periodo que TNC recibió por parte del Ethisphere Institute -un centro de investigación independiente-, el reconocimiento como una de las “Organizaciones más Éticas” para trabajar en el mundo.

Solórzano, además, advierte que como “miembro del Equipo de Liderazgo de Norteamérica, estaba trabajando en asuntos internos relacionados con igualdad de raza y género cuando TNC me despidió súbitamente. Durante los meses previos a mi despido, junto con otros colegas ejecutivos se les indicó a los máximos líderes que, aun cuando TNC tiene buenas estadísticas si se compara el número global de mujeres y hombres en toda la organización, cuando se estudia la información con profundidad y se escuchan las voces dentro de la organización se encuentra una historia diferente”.

“La gran mayoría de posiciones de liderazgo son ocupadas por hombres blancos, mientras las mujeres no son tratadas igualmente y encuentran difícil avanzar profesionalmente por encima de un nivel ejecutivo medio. También se reconocen profundos problemas de representación racial en la fuerza laboral de Norte América, que representa la base fundamental de la organización ya que es una agencia estadounidense”, dice.

“Hablé de estos problemas públicamente con la esperanza de que TNC Norteamérica realmente tomara acción para diversificar su personal incluyendo sus líderes. Como conservacionistas, creemos que la diversidad es crucial para el futuro de la humanidad. Personalmente creo que la diversidad en el personal es crítica no solo para el futuro de TNC, sino también para lograr la justicia social y ambiental necesarias para solucionar los retos globales de la humanidad”, señala en otro apartado no sin antes aclarar que para él fue un privilegio liderar el programa del Caribe en TNC.

“Tengo el mayor respeto por el trabajo de TNC y por su gente, y esa es una de las razones por las cuales me mantuve en silencio cuando el reportero de POLITICO me contactó para referirme acerca de las acusaciones en mi contra y de la manera en la cual TNC opera. No obstante, ahora que estoy fuera y preparo mi defensa no puedo dejar de levantar mi voz”.

“Los resultados de mi gestión hablan por sí solos tanto en inclusión social como en cifras de capacidad administrativa y científica. Cuando me uní a TNC el programa del Caribe tenía 43 empleados y en el momento de mi retiro el equipo contaba con 65 personas, de las cuales 69% son mujeres. Debido al valioso trabajo que TNC hace en la región, el presupuesto anual del programa se incrementó bajo mi liderazgo de $4 a $14 millones de dólares anuales gracias a la innovación y resultados de conservación que ese equipo de hombres y mujeres capaces, comprometidos y empoderados viene logrando en el Caribe. De todo esto hay evidencia innegable”, concluye.

871668

2019-07-18T17:47:55-05:00

article

2019-07-18T17:52:42-05:00

ssilva_250624

none

- Redacción Medio Ambiente

Medio Ambiente

Colombiano que salió de la ONG The Nature Conservancy responde a las acusaciones

81

5175

5256

Temas relacionados