Compromiso para ampliar la casa del mono tití cabeciblanco

Las gobernaciones de Bolívar y Atlántico firmaron un convenio para ampliar una reserva de 1.600 a 8.000 hectáreas.

Gobernaciones de Atlántico y Bolívar planean ampliar una zona de protección para el mono tití cabeciblanco. Flickr Marc32

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, y el representante de la gobernación de Bolívar, Rodolfo Díaz, acordaron el viernes pasado trabajar juntos para ampliar una reserva donde habita el mono tití cabeciblanco. La idea de ambas administraciones es extender la zona protegida de 1.600 hectáreas hasta alcanzar un territorio de 8.000.

Según informó el periódico El Heraldo, de Barranquilla, “el proyecto busca involucrar herramientas ambientales de planificación, objetos de conservación y restauración, viabilidad e importancia ecológica, que permitan la conservación y restauración los parques naturales regionales ‘Los Rosales’ y bosque seco ‘El Ceibal’.

El gobernador Verano ha dicho que el proyecto podría aumentar su nivel de ambición y llegar hasta las 20.000 hectáreas.

“La propuesta ya está en marcha, el pasado 22 de agosto en Bogotá, el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, avaló la creación de un equipo técnico que defina las acciones que se deben tomar para ampliar esta área protegida ubicada en los límites de Atlántico y Bolívar. Estamos buscando ahora una figura jurídica y cristalizar la ampliación de esta zona protegida a, por lo menos, 20.000 hectáreas”, señaló Verano al periódico barranquillero.

La ampliación de  los parques naturales regionales ‘Los Rosales’ y bosque seco ‘El Ceibal’, principal casa del mono tití cabeciblanco, depende de un trabajo coordinado entre el ministerio de Ambiente, Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique), la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) y las dos gobernaciones. La organización Open Space Institute de Nueva York también manifestó su interés en el proyecto a través de la inversión de  recursos para consolidar las áreas.

De acuerdo con la Fundación Proyecto Titi,  el tití cabeciblanco (Saguinus oedipus) es uno de los primates en mayor peligro de extinción en el mundo. Esta especie fue declarada en Peligro en 1973, tras la exportación de entre 20.000 y 40.000 titíes  a los Estados Unidos para su uso en investigaciones biomédicas. A finales de los años 70 y durante gran parte de los años 80, se encontraron titíes cabeciblancos que desarrollaron, espontáneamente, adenocarcinoma de cólon. “Por lo anterior, los titíes cabeciblancos sirvieron como el principal modelo para el estudio de esta enfermedad, por gran parte de esa década. Hoy en día la mayor amenaza para la supervivencia del tití es la extensiva deforestación de su hábitat para actividades agropecuarias y para explotación de madera para combustible y construcción , además de su captura para el comercio ilegal de especies silvestres como mascotas en Colombia. El comercio ilegal de titíes es aún una gran preocupación,  a pesar de las leyes nacionales e internacionales que prohíben ese tipo de actividades”, explican a través de su página web.