Conozca la historia de la tortuga que ayudó a salvar a su especie en Galápagos

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Diego, como llamaron a este ejemplar, vivió desde 1976 en el zoológico de San Diego (Estados Unidos) en donde tuvo a 800 crías. En marzo de este año regresará a su hábitat natural.

Las Islas Galápagos han sido el hogar, durante varias décadas, de la tortuga gigante. Sin embargo, el número de sus ejemplares han disminuido, según el Parque Nacional Galápagos, a manos de piratas.  “Antiguamente, el archipiélago era un refugio para piratas y balleneros que se abastecían de alimento en el sitio y se llevaban en sus barcos a las tortugas gigantes que podían sobrevivir hasta un año, o incluso más, sin comer ni beber”, explico Jorge Carrión, director de la entidad. (Lea: Encuentran casi 300 tortugas muertas en las playas de México)

Con el objetivo de salvar la población, varias entidades de ecologistas comenzaron, con ayuda del Parque Nacional, a impulsar programas de reproducción. Consiguieron llevar al centro de reproducción en la isla Santa Cruz a 14 tortugas y llevar, en 1976, a Diego al zoológico en San Diego (Estados Unidos), hasta donde fue llevada en los años treinta.

Desde entonces, los 15 ejemplares han sido clave en el proceso de salvar a la especie. La población ha aumentado hasta alcanzar unos 2.000 ejemplares y se han devuelto cerca 1.800 tortuguitas a Española y, ahora contando con reproducción natural, tenemos aproximadamente unas 2.000 tortugas", aseguró Carrión. (Puede leer: Las tortugas marinas son las mayores víctimas del derrame de petróleo en Brasil)

En marzo, con el regreso de Diego al archipiélago, se concluye el programa. “El cierre incluye la devolución de los 15 adultos reproductores, entre los que está Diego, un supermacho de la especie "Chelonoidis hoodensis" padre de al menos el 40% de las crías que actualmente están en la isla. Estamos esperando la recuperación de las condiciones del hábitat y de la población de tortugas en Española”, agregó el funcionario.

Estudios basados en modelos matemáticos con diferentes escenarios posibles para los próximos 100 años, revelan que la isla reúne “condiciones suficientes para mantener a la población de tortugas, que seguirá creciendo normalmente aún sin ninguna nueva repatriación de juveniles”, según Washington Tapia, director de la Iniciativa para la Restauración de Tortugas Gigantes. (Le puede interesar: La tortuga caribeña que la tala de bosque aisló)

Carrión explicó que en la actualidad el archipiélago tiene solo el 15% del número inicial de tortugas, estimado en 400.000 individuos, de quince especies originales. La isla es el hogar de varias especies, como iguanas y lobos marinos, pero la presencia de las tortugas es indispensable para la supervivencia de otras especies, como los albatros. Esas aves requieren características especiales para aterrizar o despegar y, precisamente son las tortugas las que abren espacios.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.