Construcciones ilegales, otro problema en el Parque Los Corales del Rosario y San Bernardo

Tras un recorrido con la Policía y la Armada Nacional, Parques Naturales Nacionales detectó varias construcciones que están generando serios daños ambientales.

Imagen de Playa Blanca, en el Parque Corales del Rosario y San Bernardo.Archivo

El Parque Natural Corales del Rosario y San Bernardo ha sido un lugar que ha tenido que enfrentar muchas dificultades. A lo largo de los últimos meses ha quedado en evidencia sus problemas. Contaminación y exceso de turismo son algunos de ellos. También, como lo acaba de revelar Parques Nacionales Naturales (PNN), hay otro inconveniente muy grave: estructuras ilegales que ponen en jaque a los recursos de esa zona del Caribe. (Lea Colombia recibe premio internacional por ponerle impuesto al carbono)

Tras hacer un recorrido de prevención, vigilancia y control, esta entidad, junto con la Armada Nacional y la Policía, encontraron dos de esas estructuras. Específicamente, las hallaron en el oriente de la Isla Tintipán. (Lea Cobrar $50 por botella de plástico, una idea que se abre paso en ley de financiamiento)

Además, como lo anunciaron a través de un comunicado de prensa, descubrieron varias actividades ilegales en varios puntos: Aquarimantina, Las Gaviotas o Casa Amarilla.

Esta diligencia, aseguraron, “se adelantó con base en las infracciones ambientales que se han venido presentando e incrementando en el último año en el área protegida y que han acrecentado las presiones hacia los valores objeto de conservación como los corales y pastos marinos”.

Respecto a las construcciones ilegales, conocidas en el argot popular como “punta mate”, PNN y la Policía procedieron a destruirlas, pues “están causando un grave daño al ecosistema”. Frente a las actividades ilegales, no dieron a conocer más detalles.

“Parques Nacionales Naturales de Colombia en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, no ahorrará esfuerzos para continuar las actividades de prevención, protección y conservación de la biodiversidad y patrimonio natural de la nación”, advirtió la entidad.

Ya hace unos meses PNN había intentado limitar el ingreso de visitantes a Playa Blanca, uno de los puntos más turísticos de ese sector, pero un fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar frenó la medida. Más allá de esa disputa, lo cierto es que esa región se está convirtiendo en una bomba de tiempo. La multiplicación de establecimientos comerciales, la inexistencia de alcantarillado y el desbordado turismo, la transformaron en un sitio en constante riesgo.

Esta es una de las estructuras que halló PNN en su recorrido: