“Consumimos un planeta y medio”: WWF

En el Día de la Tierra la presidenta de esta organización ecologista internacional advierte sobre los abusos del hombre a los recursos naturales.

Un indio se refresca con agua en Bombai, India, hoy, martes 22 de abril del 2014. El Día de la Tierra, que se comenzó a celebrar en 1970, se conmemora de manera global, este año bajo la temática "Ciudades Verdes", que anima a los ciudadanos a transformar sus ciudades en un medio más sostenible. EFE/ Divyakant Solanki

"El problema no es la disponibilidad de recursos, sino que los estamos consumiendo de una manera tan abusiva e irresponsable que no alcanza”, asegura la ecuatoriana Yolanda Kakabadse, presidenta de la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), aunque indica que las sociedades “afortunadamente superamos las diferencias cuando compartimos amenazas como la ecológica”.

Kakabadse no considera que la impunidad de muchas de las grandes compañías ante delitos medioambientales contribuya a generar parquedad entre la ciudadanía, sino que, por el contrario, “los ciudadanos presionan a sus gobiernos para que sean más activos y, por lo general, los políticos responden”.

“Hay una especie de competición entre las ciudades del mundo a ver cuál tiene mejores estándares”, ha señalado la activista, quien afirma que ha sido la sociedad civil, mediante oenegés, la que ha liderado los principales cambios en materia de conservación ambiental.

En este sentido, Kakabadse ha apuntado: “nos hacen falta liderazgos políticos en el mundo entero para volver a elevar al primer nivel los temas de compromisos con el medio ambiente”, ya que, a día de hoy, “todo se justifica por la necesidad de responder a una agenda económica inmediatista”.

“Necesitamos líderes que piensen en gobernar para el futuro del mundo y que no busquen resultados a corto plazo” porque, ha remarcado, “cuanto menos se invierta en medio ambiente, más crisis habrá”.

En relación a los nuevos objetivos marcados por la Comisión Europea para 2030, en los que se incluye rebajar un 40 % las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 1990, así como producir el 27 % de energía renovable, Kakabadse ha insistido en que “es cuestión de voluntad política”.

También para 2030, las Naciones Unidas predicen que la población mundial necesitará, por lo menos, un 35 % más de alimentos, un 40 % más de agua y un 50 % más de energía, unas metas que son posibles, pero que requieren “decisiones políticas”, a la par de acciones ciudadanas.

Marcar la diferencia

Kakabadse afirma que hay tres aspectos al alcance de los individuos que pueden marcar la diferencia: un uso más responsable del agua y de la energía -como apagar el ordenador por las noches- y controlar el consumo de alimentos, ya que “las pequeñas acciones sumadas, tienen impacto en toda la nación”.
“Desperdiciamos un 40 % de la comida que tomamos, así que no podemos hablar de hambre en el mundo si no somos más responsables con los alimentos que arrojamos”, ha incidido.

Para Kakabadse es crucial que las propuestas políticas sean claras para que no se generen conflictos, pero “en España y América Latina somos especialistas en no atender el conflicto cuando sale humo y sólo hacerlo cuando ya hay fuego”.

Entre los retos españoles, la presidenta de WWF ha puesto de relieve las energías renovables, un campo en el que, gracias a la eólica, “España ha sido un ejemplo para todo el mundo”, aunque “hacer una parada tan violenta -en inversiones- a un proceso tan constructivo es dañino para su agenda de futuro”.

últimas noticias

La movediza frontera de Perú y Colombia

Opinión: Las jirafas de Gallo