El pez capitanejo aún vive en el río Bogotá, donde fue descubierto hace 117 años

El hallazgo de este diminuto bagre, símbolo del altiplano Cundiboyacense, “brinda un panorama esperanzador y abre las puertas a nuevos retos para garantizar su supervivencia” según investigadores.

Capitanejo identificado durante la salida de campo de Boyacá Bio por investigadores del Instituto Humboldt.Foto: Felipe Villegas, Instituto Humboldt

A principios de este mes investigadores de la Colección de Peces de Agua Dulce del Instituto Humboldt se calzaron sus botas pantaneras y equipados con mallas y otros instrumentos salieron en busca de especies endémicas a lo largo del río Bogotá, uno de los más contaminados del país. 

La jornada de colecta de especies, que hizo parte de las actividades del proyecto Boyacá Bio, terminó en sorpresa para todos ellos. Como lo informó el Instituto Humboldt a través de un comunicado de prensa, los investigadores hallaron ejemplares del diminuto bagre endémico conocido como capitanejo, Trichomycterus bogotensis, en el mismo sitio donde se le halló hace 117 años cuando fue descrito. (Imagen: Capitanejo. Foto: Felipe Villegas. Instituto Humboldt). 

Comprobar la persistencia de este pez, icónico en la ictiología nacional, al interior de la mayor urbe del país “nos brinda un panorama esperanzador y abre las puertas a nuevos retos para garantizar su supervivencia que, a la larga, se traducirá en una mejor calidad del ambiente que rodea a la ciudad de Bogotá” mencionó Carlos DoNascimiento, curador de la Colección de Peces de Agua Dulce del Instituto Humboldt.

Durante la jornada, también se realizaron colectas adicionales en otros trechos del río Bogotá. En Sesquilé fueron recolectados ejemplares de la guapucha, Grundulus bogotensis, especie endémica del altiplano, una de las primeras descritas para Colombia, justamente, por Alexander von Humboldt en 1805.

 

876913

2019-08-20T11:07:20-05:00

article

2019-08-20T11:48:09-05:00

pablocorreatorres_94

none

Redacción Vivir

Medio Ambiente

El pez capitanejo aún vive en el río Bogotá, donde fue descubierto hace 117 años

84

1768

1852