Coronavirus deja una avalancha de plásticos y tapabocas en Tailandia

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Según datos oficiales, Tailandia genera al año cerca de dos millones de toneladas de residuos plásticos, de los que se recicla solo 0,5 toneladas o el 25%. En abril, aumentó hasta el 60% de los residuos plásticos.

Mientras el mundo sigue haciendo frente al COVID-19, Tailandia, además de lidiar con la propagación del virus SARS-CoV-2, ahora afronta una avalancha de desechos de plásticos y tapabocas que refleja el impacto que la pandemia ha tenido en el medio ambiente. En el periodo con más restricciones, que fue entre abril y mayo, en las calles de Bangkok y otras ciudades tailandesas apenas se venían vehículos, con la excepción de las motos de empresas de reparto a domicilio como GrabFood, Line Man y Foodpanda. (Vea aquí toda la información sobre coronavirus)

El coste ha sido el aumento de hasta el 60% de los residuos plásticos solo en abril. Además, entre 1,5 y 2 millones de tapabocas son usados diariamente en todo el país, muchas personas no las depositan en los contenedores rojos especiales para desechos sanitarios, sino que las mezclan con otro tipo de basura.

Aunque no sea obligatorio, Buntham Charangsilp, uno de los trabajadores de un basurero en Tailandia, afirma que en los hogares, las personas deberían hacer un esfuerzo y clasificar la basura para hacer su labor más fácil y evitarles el riesgo de contaminarse con mascarillas usadas. “He notado que los residuos plásticos han sido más altos que antes”, añade.

El tailandés de 57 años reconoce que los recolectores de basura tienen miedo de contagiarse porque es habitual encontrarse tapabocas entre la basura. Ante la falta de un sistema de separación efectivo de basura, Buntham opina que los vecinos deberían tirar sus residuos en bolsas transparentes para que al menos se pueda ver claramente qué tipo de desechos contienen. (Puede leer: Holanda sacrificará miles de visones ante riesgo de contagio del coronavirus)

Según datos oficiales, Tailandia genera al año cerca de dos millones de toneladas de residuos plásticos, de los que se recicla solo 0,5 toneladas o el 25%. Las autoridades tailandesas comenzaron el año con campañas contra el plástico, como la prohibición de las bolsas de un solo uso en las tiendas, pero con la pandemia la cantidad de residuos plásticos aumentó hasta unas 3.440 toneladas diarias en abril, frente a 2.120 toneladas diarias en esta misma fecha en 2019.

Chirat Cheewachuen, dueño de una empresa de reciclaje en Bangkok, indica que en su caso ha recibido menos plástico durante la pandemia, aunque reconoce que el plástico es un problema en Tailandia, debido a que gran parte no se puede reciclar y termina en vertederos, en las calles o incluso en el mar. En su empresa, Sansabye Recycle, se recicla unos 200.000 kilogramos de papel y unas 30 toneladas de plástico al mes, entre otros materiales como vidrio y metales. (Le puede interesar: COVID-19: los retos en protección del medio ambiente)

El empresario explica que los plásticos coloreados, como las botellas de algunos refrescos y envases de alimentos, son más difíciles de reciclar o a veces imposible, mientras que el transparente es el más ecológico. “El Gobierno debería imponer impuestos más altos a las empresas que produzcan plásticos de colores (más difíciles de reciclar)”, añade.

El Instituto de Medio Ambiente de Tailandia (TEI), una ONG ecologista, señala que abandonar el uso de cubertería y pitillos de plástico y el diseño de envases biodegradables ayudaría a reducir los residuos. Además del plástico, TEI alerta de que la pandemia ha provocado un aumento de tapabocas y otros artículos sanitarios, lo que genera 50 toneladas diarias de residuos, cuando la capacidad de incineración de este tipo de basura en el país es de 43 toneladas diarios.

Según un artículo de la revista Science de 2015, Tailandia era el sexto país que más plástico tiraba al mar después de China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Sri Lanka, países donde el rápido crecimiento económico ha disparado el consumo y los desperdicios. El estudio, dirigido por la profesora Jenna R. Jambeck, estimaba que Tailandia desecha cada año al mar entre 150.000 y 410.000 toneladas de plástico al mar, mientras que el total mundial asciende a entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas anuales. (Podría leer: Emergencia ambiental en Rusia por derrame de 21 mil toneladas de combustible en el Ártico)

Según los ecologistas, decenas de animales marinos, incluidos ballenas, tortugas y delfines, mueren cada año en Tailandia debido al plástico, que nunca se degrada del todo sino que termina convertido en micropartículas que contaminan el agua y los alimentos.

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus.

*Apóyanos con tu suscripción.

Comparte en redes: