Cultivos de maíz en Panamá están desapareciendo por las altas temperaturas

Los maizales están dando unos rendimientos bajísimos que distan mucho de los que se necesitan para cubrir costes de producción.

Referencia / Archivo EFE.

El año pasado por estas fechas el Río Mensabé, a la altura de Peñablanca, era una gran piscina llena de familias panameñas a remojo. Este año la estampa es bien distinta: el agua brilla por su ausencia y el cauce, de casi 20 metros de ancho, recuerda a un camino de piedras hacia ninguna parte.

El Mensabé es, junto con el Guararé y el Perales, que también están completamente secos, uno de los ríos más importantes de Los Santos, una provincia de tradición agrícola ubicada a 300 kilómetros al oeste de la capital panameña y de la que sale el 80 % de la producción nacional de maíz.

“De las 45 fuentes de agua que tenemos aquí (ríos, riachuelos, pozos), 30 están secas o con caudal sumamente bajo. Es la peor sequía que ha existido en nuestro país”, lamenta en una entrevista con Acan-Efe el director provincial del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Rodrigo Vera.

Los Santos es la provincia panameña que más está sufriendo los envites del cambio climático y de El Niño, ese fenómeno meteorológico de nombre cándido que está calentando las aguas del Pacífico tropical y arramplando con todo lo que encuentra a su paso.

Arco Seco

En esta zona, que se conoce como el Arco Seco, no caen más de 1.000 milímetros de agua al año, un nivel de precipitaciones paupérrimo si se compara con el resto de Panamá. Y, en un país donde prácticamente no existen sistemas de riego artificial ni embalses que retengan la lluvia, el axioma resulta bien sencillo: si no hay agua, los ríos y los campos se secan y no hay cosecha ni ganado.

En años anteriores, los agricultores santeños recogían entre 1,5 y 2 millones de quintales de maíz. Este año no van a alcanzar ni los 600.000 quintales porque, según cuenta Vera, se ha sembrado mucho menos de lo habitual, solo 13.000 hectáreas, y porque en 5.000 de esas hectáreas no ha crecido ni una mazorca de maíz.

Los maizales que sí tienen cosecha están dando unos rendimientos bajísimos de 35 quintales por hectárea, una cantidad que se sitúa a años luz de los 110 que se necesitan para cubrir costes de producción.

La provincia se está calcinando a pasos agigantados y los campos y ríos agrietados empiezan a recordar a territorios lejanos como algunos africanos, históricamente devastados por la sequía.

“Yo no he recogido ni un grano de maíz. Estoy desesperado”, clama Tito Espino, un pequeño agricultor que despotrica contra los seguros agrícolas y que tras la nula cosecha lucha para que sus reses sobrevivan.

Los ganaderos también están desapareciendo. El año pasado había entre 70 y 80 ganaderos y todos se han ido. Todavía quedamos algunos necios que no queremos vender nuestras vacas”, dice Espino.