Cumplir el acuerdo de París salvará vidas (literalmente)

Tras analizar datos para cuatro ciudades norteamericanas y hacer proyecciones a futuro, fue posible deducir que cumplir con las metas del acuerdo global para frenar el cambio climático evitaría entre 110 y 2720 muertes anuales.

Los investigadores estudiaron los efectos de las olas de calor en 15 ciudades norteamericanas (Imagen de referencia)Pixabay

El calentamiento de la Tierra, o crisis climática global como ya han empezado calificarlo expertos y medios en todo el mundo, es un problema que, es sabido, tiene altos costos ambientales y económicos. Ya se ha demostrado que si no se cumplen las metas de emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas siguen creciendo, la riqueza global puede reducirse en más un 10 % durante este siglo.

El precio en términos de vidas humanas también es bastante alto: otros estudios han señalado que no frenar la crisis ambientales implicará 250.000 muertes adicionales cada año en los países pobres.

Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Bristol quiso cambiar el foco desde lo catastrófico hacia lo esperanzador. Así, decidieron abordar la pregunta desde lo que puede salvarse: vidas humanas. Decidieron analizar qué pasaría en 15 grandes urbes norteamericanas –entre ellas Nueva York, Los Ángeles, Filadelfia y Detroit– si los 195 países firmantes del acuerdo de París cumplen sus compromisos y mantienen el aumento de las temperaturas globales por debajo de los 1.5 grados.

El estudio, publicado en Science Advances, encontró que solamente en esas ciudades podrían salvarse entre 110 y 2.720 vidas humanas al evitar que las temperaturas sigan creciendo sin control.

Los investigadores estudiaron qué pasaría en 15 ciudades norteamericanas: Atlanta, Boston, Chicago, Dallas, Detroit, Houston, Los Angeles, Miami, Nueva York, Filadelfia, Phoenix, San Francisco, Seattle, St. Louis y Washington, D.C

¿Cómo lo hicieron?

Aunque es un problema que se agrava para los países industrializados en verano, los reportes sobre cambio climático de las Naciones Unidas han estimado que el aumento por encima de los 2 grados aumentará la mortalidad por golpes de calor en Estados Unidos, Europa, América Latina, el este y sudeste Asiático, el norte y este de África y Australia.  De hecho, el Panel iNtergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU ha señalado que “un aumento de la temperatura media global de 1.5 ° a 2 °C aumentaría los impactos de la mortalidad por calor de 0.11 a 2.13% en la mayoría de los países”.

Entonces,  si los impactos son globales, ¿por qué escoger tan solo 15 ciudades de Estados Unidos? Eunice Lo, firmante principal del estudio, señala que la decisión se tomó pues estas 15 ciudades eran las que tenían los datos más completos sobre oleadas de calor en el verano y cómo estas se relacionan con muertes por los llamados golpes de calor.

Los investigadores tomaron datos de muertes por calor y de altas temperaturas para estas ciudades desde 1987 hasta 2000, y construyeron el escenario base sobre el número de muertes que habría en esas ciudades si los países cumplen la meta de mantener el aumento de temperaturas por debajo de 1.5 grados.

Con esos datos, hicieron proyecciones en dos escenarios: lo que sucedería si el planeta alcanza dos grados centígrados de calentamiento para finales de este siglo y lo que pasaría si continúan las tendencias actuales y, para 2100, el planeta es tres grados más caliente que la actualidad.

Con excepción de Atlanta y San Francisco, entre más altas eran las temperaturas, más muertes sucedían. Filadelfia, Nueva York y Boston eran especialmente vulnerables al aumento de las temperaturas.

"Los números son bastante asombrosos en términos de cuántas muertes podríamos evitar al limitar el calentamiento global a 1.5 grados desde tres grados", le dijo Lo al New York Times. Y es que en su modelo se estimó que solo en Nueva York podrían evitarse 2.176 muertes en los años más calurosos si se cumple lo pactado en París en 2015.  En Los Ángeles, la cifra fue de 1085.

Los investigadores tienen claro que estos datos son tan solo estimaciones, y que cambios como el tamaño de la población en las ciudades o en su composición (si serán más jóvenes o viejas) influirán en las muertes por calor extremo. Asmismo, no hay que descartar la posibilidad de que la gente adapte sus comportamientos en los años más calurosos, como evitando salir a la calle o manteniéndose en lugares con temperaturas confortables.

864558

2019-06-06T09:45:47-05:00

article

2019-06-06T10:03:37-05:00

mrubiano_250626

none

Redacción Medio Ambiente

Medio Ambiente

Cumplir el acuerdo de París salvará vidas (literalmente)

58

6099

6157