Declaran dos nuevas áreas protegidas en el Valle del Cauca

Se trata del Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) compuesto por los páramos Las Domínguez, Pan de Azúcar y Valle Bonito y la Reserva Forestal Protectora Regional de Río Bravo. Ambas áreas sumarían un total de 40 mil hectáreas bajo conservación.

Ambas declaraciones, la extensión del Páramo Las Hermosas ubicada en el Valle del Cauca y la Reserva Forestal Protectora Regional de Río Bravo, suman un total de 40.000 hectáreas protegidas. Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) / Fotografía de Manuel Sánchez

En el Valle del Cauca se encuentra ubicado aproximadamente el 36 % del páramo Las Hermosas. Esa extensión se compone, a su vez, de tres páramos llamados Las Domínguez, Pan de Azúcar y Valle Bonito, un trío de ecosistemas que acaba de ser declarado Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI). A esta categoría de conservación se suma otra declaratoria en el departamento, la de la Reserva Forestal Protectora Regional de Río Bravo, con 24.278,5 hectáreas bajo protección. (Lea: Fenómeno de El Niño ya impacta al país. Lluvias disminuirán 80 % en enero) 

La primera área concertada, el DRMI, es un total de 15.816,5 hectáreas ubicadas a una altura que va desde los 1.500 hasta los 3.800 metros sobre el nivel del mar, entre los municipios de Buga y El Cerrito. Su localización estratégica, en la vertiente occidental de la Cordillera Central, es la cuna de dos cuencas importantes para la región del Valle: Amaime y Tuluá. 

La idea es "preservar áreas que contienen muestras de frailejón, restaurar las que han sido deterioradas por procesos productivos, conservar especies de flora amenazadas y endémicas como curuba silvestre, cedro negro y cedro rosado, entre otras, así como especies de fauna amenazada o con prioridad de conservación, como la rana, el venado, el loro coroniazul y el terlaque andino, entre otras”, afirmó Martha Lucía Salazar, ecóloga del Grupo de Biodiversidad de la CVC que ayudó junto con el Instituto Humboldt, la Unión Europea y la Fundación Ambiente Colombia que se hiciera realidad esta declaratoria. 

La Reserva Río Bravo es otro caso para sumar a la lista de ecosistemas protegidos de la región. Este ecosistema, ubicado en el municipio de Calima El Darién, es uno de los más megadiversos del mundo. En su extensión de 24.278,5 hectáreas habita el 27% de las aves de Colombia, el 21% de los mamíferos, el 11% de los reptiles y el 7% de los anfibios”, de acuerdo con bióloga Rosa Alexandra Duque, bióloga del Grupo de Biodiversidad de la CVC.

Esa declaratoria, a su vez, fue obtenida gracias a la cooperación internacional del Fondo de Alianzas para los Ecosistemas Críticos CEPF en compañía de WWF. La coorporación, por su parte, contribuyó para que en el proceso también participaran las comunidades locales, los resguardos indígenas Niaza Nacequia, Wasiruma, Navera Drua y los Concejos Municipales.