Deforestación en la Amazonia registra nivel récord en 12 años

Noticias destacadas de Medio Ambiente

La destrucción de la mayor selva tropical del mundo registró un total de 11.088 km2 deforestado entre agosto de 2019 y julio de 2020, es decir aumentó 9,5%. La última vez que alcanzó una cifra similar fue en 2008.

La mayor selva tropical del mundo sigue destruyéndose a niveles acelerados. Un nuevo reporte registra que entre agosto de 2019 y julio de 2020 la deforestación en la Amazonia aumentó un 9,5 % frente al periodo anterior y alcanzó su mayor nivel desde 2008. Un panorama que se agrava con Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, en el poder por la carencia de políticas que protejan al medio ambiente. (Lea: La deforestación en la Amazonía brasileña se disparó en octubre)

El Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil, vinculado al Gobierno, por medio de imágenes por satélite confirmó la tendencia al alza de la deforestación en el ecosistema amazónico. Según el instituto, la pérdida de cobertura vegetal en el bioma llegó hasta los 11.088 kilómetros cuadrados en el último año. “Es un área tan grande que equivale a siete veces Ciudad de México”, reseña la entidad.

Entre agosto de 2018 y julio de 2019, el mismo sistema de vigilancia contabilizó 10.188 km2 arrasados, lo cual había marcado un aumento de 43% frente a los doce meses precedentes. Estos han sido los peores años desde 2008, cuando se registraron 12.911 km2 deforestados. Sin embargo, advierte la entidad, la cifra es preliminar y solo se confirmará el próximo año.

El estado de Pará, en el corazón de la Amazonía, es donde se registra una mayor tasa de deforestación, con el 46,8 % % de toda la superficie derribada. Le siguieron los estados de Mato Grosso (15,9 %) y Amazonas (13,7 %). Hamilton Mourao, jefe del Consejo Nacional de la Amazonia, en rueda de prensa explicó que “el 45 % de la deforestación ocurrió en propiedades y otro 30 % en áreas públicas, en tierras que no fueron entregadas a nadie que ni son unidades de conservación, ni tierras indígenas, ni están en manos de particulares. Ese es nuestro gran problema”, sentenció.

Y aunque aún no son oficiales estos datos, el instituto lanza una alarma ante la gravedad de las cifras. Este balance, además, es el primero bajo responsabilidad completa de Bolsonaro, quien asumió el poder el 1 de enero de 2019 y defiende la explotación de los recursos naturales de la Amazonía, incluso en reservas indígenas. (Puede leer: El Amazonas tiene una de las colecciones de arte rupestre prehistórico más grandes del mundo)

Las cifras también reflejan que el envío de la Operación Verde Brasil 2, una operación militar enviada a la selva para controlar las actividades ilícitas durante los períodos más intensos de deforestación e incendios, no han sido del todo efectivas. Este nuevo balance de deforestación fue criticado por organizaciones no gubernamentales.

En la Operación Verde Brasil 2 participan 3.400 soldados del Ejército e irá hasta abril de 2021.

Varias ONG´s han cuestionado la gestión de Bolsonaro. Una de ellas es Greenpeace. Cristiane Mazzetti, gestora ambiental de esta ONG, señaló que “la visión de desarrollo del gobierno Bolsonaro para la Amazonía nos lleva de vuelta al pasado, marcado por altas tasas de deforestación. Es una visión retrógrada que no condice con los esfuerzos necesarios para lidiar con las crisis de clima y biodiversidad”.

Por su parte el Observatorio del Clima de este país aseguró que “debido a la deforestación, Brasil debe ser el único gran emisor de gases de efecto estufa que incrementa sus emisiones en el año cuando la economía global paró debido a la pandemia”. (Le puede interesar: Nemonte Nenquimo, la amazónica que le ganó 200.000 hectáreas a una petrolera)

Comparte en redes: