Destinan 110 millones de dólares en nuevas medidas contra sequía en California

Según la Casa Blanca, un 35 % del territorio en el oeste del país está actualmente en situación de sequía severa y la situación continuará agudizándose en los meses de verano.

Archivo EFE

El Gobierno de EE.UU. anunció una inversión de 110 millones de dólares para paliar los efectos de la sequía en los estados del Pacífico, en especial en California, donde este viernes se dieron a conocer nuevas restricciones históricas para el uso del agua con fines agrícolas y ganaderos.

El presidente Barack Obama y su gabinete mantuvieron una reunión telefónica esta mañana con los gobernadores de varios estados del oeste del país, con el fin de exponer sus previsiones de sequía e incendios para los meses estivales e informar de la ayuda financiera federal disponible.

En total, habrá disponible una nueva partida de 110 millones de dólares que se suma a los 190 millones que ya se habilitaron este año para combatir la sequía en todo el país.

Ese montante incluye 18 millones de dólares destinados a generar empleo en las zonas más afectadas por la falta de agua en California y dirigido a personas en situación prolongada de desempleo, jóvenes de familias cuyos ingresos hayan caído por culpa de la sequía y trabajadores que se hayan quedado sin trabajo por esa misma razón.

"No son trabajos fijos. Los participantes no serán contratados por un tiempo superior de 6 meses o hasta que ganen 14.000 dólares, lo que ocurra antes", explicó la secretaria asistente de Empleos y Formación del Departamento de Trabajo, Portia Wu.

Desde el Departamento de Agricultura se destinará una partida de 21 millones de dólares para rancheros y terratenientes, con el fin de que tomen medidas de conservación de agua y se adapten mejor a las condiciones de sequía.

Una gran parte de ese dinero irá a California, indicó el subsecretario de Recursos Naturales de ese departamento, Robert Bonnie, mientras que el Departamento de Interior dispondrá de 6,5 millones de dólares para programas medioambientales centrados en el uso eficiente del agua y destinados íntegramente a California.

"Un 35 % del territorio en el oeste del país está actualmente en situación de sequía severa y la situación continuará agudizándose en los meses de verano. Esto está especialmente acentuado en California", indicó el asesor de la Casa Blanca Brian Deese.

Este panorama ha llevado al organismo gestor del agua en California (State Water Resources Control Board) a incrementar la restricción al uso de este recurso en las cuencas del río Sacramento, río San Joaquín y el delta en el que ambos confluyen hasta desembocar en la bahía de San Francisco.

Se trata de una medida que afecta a 114 veteranos propietarios de derechos de uso de agua para agricultura y ganadería. Hay que remontarse a la sequía de la década de 1970 para encontrar una resolución similar.

"No hay suficiente agua disponible", afirmó el organismo regulador, que impondrá penalizaciones de 1.000 dólares al día y 2.500 dólares por metro cúbico de agua empleado por quien desobedezca esta orden.

En California, el consumo de agua, más allá del doméstico, está regulado por un sistema de derechos de uso en el que la antigüedad es un factor determinante.

Los que tienen ese derecho desde hace más años son los últimos en sufrir restricciones, y se considera regantes veteranos o "senior" a aquellos cuya titularidad sobre el uso del agua se remonta a antes de 1914.

Estas restricciones anunciadas ya se empezaron a aplicar en abril a los que adquirieron su derecho sobre el agua de Sacramento, San Joaquín y la zona del delta, tras la regulación de 1913 (The Water Comission Act) que entró en vigor en 1914.

A las complicaciones generadas por la sequía se suma la peligrosidad de la temporada de incendios de este verano, según alertaron desde instancias federales.