La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 48 mins

Disputa por tiburones

Un acuerdo firmado por el Minambiente para proteger cuatro especies de tiburones ha generado controversia. En Cartagena dicen que dejaron por fuera especies del Caribe.

El tiburón ballena es otra de las especies protegidas que se encuentran tanto en el Caribe como en el Pacífico. Este ejemplar fue fotografiado en el Acuario de Georgia (EE.UU.). / Zac Wolf

“Minambiente, ¡cuánta hipocresía!”: con este titular el diario El Universal, de Cartagena, presentó su editorial del 17 de octubre pasado, en el que declaró su indignación frente a un acuerdo internacional para proteger tiburones que acababa de firmar la ministra Luz Helena Sarmiento.

Un día antes el ministerio había anunciado la firma del Memorando Internacional de Entendimiento sobre la Conservación de Tiburones Migratorios, documento con el que Colombia se compromete a proteger cuatro especies de peces y sus hábitats. Un esfuerzo que, según el ministerio, garantizará la supervivencia de los tiburones ballena (Rhincodon typus), peregrino (Cetorhinus maximus), mako (Isurus oxyrinchus) y mako aleta larga (Isurus paucus).

Lo que molestó a El Universal es que, según el editorial, la convención sólo cobija especies de tiburones que habitan en el océano Pacífico, dejando “desprotegidos” a los del Caribe colombiano.

“Por las especies que se protegerán (...) se entiende que el memorando es para el Pacífico colombiano”, afirma el editorial. Y continúa: “El Minambiente parece ser muy selectivo, porque mientras los tiburones del Caribe están a merced de la depredación con su anuencia, los del Pacífico, por estar en la cima de la cadena alimenticia en el mar, juegan un papel fundamental en la salud de los océanos. Como si los del Caribe no estuvieran en la misma cima”.

El medio incluso sugiere que se denuncie al Minambiente ante los 27 países que firmaron el memorando, para poner en evidencia la falta de atención del gobierno colombiano sobre los tiburones del Caribe, amenazados por el uso de antiguas artes de pesca como el palangre. “La ministra practica el mayor cinismo, o no sabe lo que hacen sus subalternos”, concluye el artículo.

Al preguntarle a la directora de Asuntos Marinos y Costeros del Minambiente, Elizabeth Taylor, si lo expuesto por el medio cartagenero era cierto, la funcionaria aseguró que El Universal está haciendo “afirmaciones confusas que podrían generar desinformación”.

Taylor afirmó que las todas especies de tiburones a las que se hace referencia (en el memorando firmado) están ampliamente distribuidas por los mares del país y han sido registradas en ambas costas de Colombia. “El tiburón mako aleta larga, por ejemplo, sólo se ha visto en el Caribe colombiano. Así que la firma del memorando es totalmente incluyente con la región Caribe y no excluyente, como erróneamente lo manifiesta el periódico El Universal”. Taylor asegura, incluso, que la delegación colombiana ha participado activamente en las discusiones del memorando en las que se ha propuesto que se amplíe la lista de especies amenazadas que requieren atención como es el caso del tiburón martillo, el martillo gigante y el punta blanca oceánico. En total se calcula que en nuestros océanos están presenten entre 60 y 80 especies de tiburones y rayas. De acuerdo con Juan Pablo Caldas, experto en tiburones del Minambiente, las especies incluidas en el memorando junto a las propuestas por Colombia son las más amenazadas.

“Los problemas históricos de Colombia en el mar no se van a resolver de la noche a la mañana, pero por primera vez el país está proyectando mejores modelos de desarrollo para sus recursos costeros y marinos, que representan el 50% de nuestro territorio. Antes de comprometer la gestión de las instituciones, los medios deberían consultar fuentes más rigurosas”.

Con la firma del memorando se espera que Colombia diseñe e implemente junto con otros 27 países, como Costa Rica y Chile, estrategias que garanticen la calidad de vida de las poblaciones vulnerables de estos tiburones migratorios y promueva además la investigación científica sobre estas especies.

 

 

[email protected]

@angelicamcuevas