Dos manatíes de Singapur llegan a repoblar el Caribe

Este lunes, dos manatíes nacidos en el Zoológico Nacional de Singapur se embarcaron en un viaje de 34 horas que los llevará a Guadalupe, archipiélago francés del mar Caribe.

La idea de reintroducir los manatíes viene desde 2007.
La idea de reintroducir los manatíes viene desde 2007.Flickr - Andrew Imanaka

No será la primera vez que estos animales habitarán el lugar, ya que hasta principios del siglo XX nadaban en sus aguas, pero su población desapareció posteriormente.

Los machos Kai y Junior, de siete y seis años de edad respectivamente, serán los primeros de 15 manatíes que llegarán a Grand Cul-de-Sac Marin, una bahía protegida de 15.000 hectáreas en Guadalupe, en el marco del primer programa mundial de repoblación de este mamífero. Actualmente, el manatí se encuentra en la lista de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, con su estado calificado como “vulnerable”.

Kai y Junior fueron seleccionados para el programa por haber alcanzado su madurez sexual y para su travesía se diseñaron unos compartimentos especiales, con la superficie descubierta y los lados acolchonados, además de rociadores de agua que mantendrán húmeda su piel.

“Estamos encantados de tener la oportunidad de contribuir a la repoblación de los manatíes en una zona que habitaron históricamente, como el Caribe, y en donde no han sido vistos en más de un siglo”, dijo Mike Barclay, director ejecutivo del Zoológico de Singapur.

El proyecto de repoblación de manatíes comenzó a discutirse en 2007 e incluyó un programa de educación sobre los mamíferos para los habitantes del archipiélago. A pesar de que los manatíes se extinguieron en la zona hace varios años, los líderes del programa querían que los isleños conocieran a uno de sus más antiguos e importantes vecinos. “No se puede reintroducir una especie animal a un país si la gente no lo quiere”, dijo Ray L. Ball, consultor estadounidense del proyecto.

Conocido localmente en Guadalupe como maman d’lo, o la madre del mar, los manatíes antillanos eran una parte importante de la ecología del territorio. Tanto su carne como sus huesos y su aceite eran especialmente codiciados por los cazadores, hasta que desaparecieron completamente de las aguas del archipiélago en el siglo XX.

Temas relacionados