En 2017 se vivió una situación similar

Ecuador pide a China que retire flota pesquera de las Islas Galápagos

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Alrededor de 260 barcos se encuentran anclados a 200 millas de este ecosistema protegido, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. A través de esfuerzos diplomáticos, apoyados por EE. UU., solicitan la retirada de las embarcaciones que podrían estar causando un grave daño a la fauna marina.

Hay más o menos 260 barcos, pertenecientes a una flota pesquera, navegando cerca de las Islas Galápagos, el archipiélago donde Charles Darwin compuso su teoría de la evolución hace dos siglos. Estos navíos, que ondean bandera china, se encuentran a 200 millas de este ecosistema marino, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. El grave daño que podrían estar causando las embarcaciones alrededor de estas áreas protegidas ha prendido las alarmas del país latinoamericano, solicitando a través de esfuerzos diplomáticos la retirada. (Lea: Observan dos nuevas variedades de tiburón en Galápagos)

Aunque la flota pesquera se encuentra aún por fuera de esta reserva marítima, la preocupación del gobierno ecuatoriano por el “tamaño y la agresividad de esta flota contra las especies marinas”, explicó la ex ministra de medio ambiente, Yolanda Kakabadse al diario The Guardian. Según ella, la presencia de estas embarcaciones son una gran amenaza para el equilibrio de las especies en las Galápagos.

Es por esto que desde hace dos semanas, cuando la marina halló la flota, se activó un diálogo diplomático para que China ordene el retiro puesto que es muy próxima la cercanía en la que se encuentran los pescadores industriales, cuya presencia genera “malestar”. Porque no se sabe “en qué momento pueden penetrar o infiltrarse en la zona económica exclusiva” de Galápagos, comentó el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en una entrevista con el canal Teleamazonas.

La zona económica exclusiva a la que se refiere Jarrín es una franja de protección de las riberas del archipiélago, que está justo al frente del país sudamericano, a solo 600 millas de distancia. Es en esa distancia, en el medio, donde los navíos han soltado sus anclas porque “esa zona es extraordinariamente rica por la confluencia de corrientes marinas. Porque se supone que buscan calamares”, le dijo Luis Suárez, director ejecutivo de Conservación Internacional Ecuador a DW.

Paralelo a esta alarma, usuarios de redes sociales han publicado una serie de videos en los que denuncian los estragos que se estarían causando por la actividad industrial. Si bien no se conoce el método de captura de esta flota, los ambientalistas reconocen que es pesca a gran escala, cuyo problema es la captura desmedida. Tal exceso genera un desequilibrio del ecosistema que podría hacer colapsar poblaciones y recursos de Galápagos.

No es la primera vez

En 2017 Ecuador capturó dentro de la reserva marina de Galápagos un barco de bandera china con 300 toneladas de fauna marina, incluidas especies de tiburón en peligro de extinción. Es por esto que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ordenó hace un año el despliegue de embarcaciones y aviones militares al ser detectada una gran flota pesquera de bandera china cerca de la zona económica marítima de Galápagos.

Frente a la presencia de nuevas embarcaciones, Moreno creó un equipo de trabajo que articula entidades públicas y privadas para diseñar una estrategia de protección de Galápagos y sus recursos marítimos. Esta estrategia está liderada por Kakabadse y el ex alcalde de Quito, Roque Sevilla. La idea es que acelerar, también, la creación de un corredor de reservas marinas entre los vecinos del Pacífico, Costa Rica, Panamá y Colombia, que sellaría áreas importantes de diversidad marina.

Uno de los apoyos recientes que recibió Ecuador ha sido el de Estados Unidos. El secretario de Estado Mike Pompeo ha anunciado que “es más importante que nunca que la comunidad internacional defienda el estado de derecho e insista en una mejor gestión ambiental de Pekín”. Según el funcionario, “China subsidia la flota pesquera comercial más grande del mundo, que viola rutinariamente los derechos soberanos y la jurisdicción de los estados costeros, pesca sin permiso”. Este espaldarazo estaría sumando fuerza a la petición de salida, anhelada por ahora.

Comparte en redes: