Estudio de la Universidad de Columbia Británica, en Canadá

El cambio climático podría estar encogiendo los peces

Los pescados que llegan a su mesa podrían ser 30 % más pequeños de lo normal debido al aumento de temperatura del océano. Esa fue la conclusión de un nuevo estudio publicado en la revista Global Change Biology.

Pixabay.

El atún que llega a su mesa será cada vez más pequeño. El oxígeno que este pescado podrá conseguir en el mar no será suficiente para el desarrollo normal de su cuerpo, principalmente, de sus bronquios. Esa fue la conclusión a la que llegaron dos investigadores de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver (Canadá).(Lea: Kenia multa con cuatro años de cárcel el uso de bolsas plásticas​) 

Los autores, que habían estudiado el fenómeno con anterioridad, demostraron que si las aguas del océano siguen calentándose, muchas especies de peces se encogerán 30 % en comparación con sus tamaños normales. La razón es que estos animales son de sangre fría, por lo que no pueden regular temperaturas corporales. Así que, si el ambiente no es templado sus metabolismos se aceleran, lo que les exige más oxígeno para funcionar.

El sistema respiratorio de los peces son las branquias, unos órganos que toman oxígeno del agua y lo expulsan después como dióxido de carbono. Las superficies de las branquias no crecen igual que el resto del organismo y en aguas calientes, que tienen menos oxígeno que las frías, estos órganos no pueden suministrar la cantidad suficiente para que un cuerpo grande respire. Es por esto que dejan de crecer y achican la corporalidad del pez. 

El estudio fue publicado el pasado 21 de agosto en la revista científica Global Change Biology. Los autores, Daniel Pauly y William WL Cheung, inscritos al Instituto para los Océanos y la Pesca de la universidad, estimaron que las branquias de los bacalaos solo podrán crecer aproximadamente un 80 %. Mientras que los atunes, que por ser más rápidos dependen de más oxígeno, se reducirán en un 30 % y la trucha marrón, al ser más lenta, se encogerá en un 18 % con cada grado Celsius más en la temperatura del mar.

Incluso, los peces podrían morir al estar privados del oxígeno suficiente para sus cuerpos. Un fenómeno que no solo afecta a los más pequeños, sino a las especies grandes, más arriba de la cadena alimentaria, porque sus alimentos no los llenarán suficiente y, a la vez, empezarán a escasear. Y el problema pasará del mar a nuestras mesas, cuando el tamaño y la dismimunición de las especies impacte la industria pesquera.