El cambio climático ya afecta a las generaciones que no han nacido

Según publicó el diario El País, de España, el calentamiento global disminuye los ingresos de las familias, afecta la salud de las madres y provoca partos prematuros, revela un estudio.

La escasez de agua en la Alta Guajira obliga a los habitantes de este sector de Colombia a elaborar pozos artesanales para extraer el líquido del subsuelo.Angélica María Cuevas

Las consecuencias que tendrá para América Latina y el Caribe un aumento de la temperatura promedio del planeta en 4ºC, en las próximas décadas, generará un 20% más sequías, un 80% más ciclones tropicales según los resultados del estudio “Bajemos la temperatura”, del Banco Mundial, ?reseñado por el diario El País de España.

Según ?publicó este?? diario los efectos de estos cambios ya podrían estarse sintiendo en la salud de las nuevas generaciones. El estudio "Impactos del clima en la salud y los nacimientos en Colombia" publicado hace un par de meses por el Banco Mundial, sobre el impacto de eventos climáticos extremos en Colombia reveló que la salud de las mujeres embarazadas y, en consecuencia, la de los recién nacidos, se ven afectadas por estos fenómenos. "Una ola de calor que dure un mes, por ejemplo, puede aumentar la posibilidad de nacimientos prematuros, con las consecuencias que eso puede tener en el futuro desarrollo de los bebés", se lee en El País.

Los efectos que encontró el estudio no son muy fuertes: se reduce en 0,5 puntos porcentuales la probabilidad de nacer a término y en 0,4 puntos porcentuales los nacimientos de bebés sanos. Pero lo preocupante, dice el estudio, es que el cambio climático hará que haya más y más frecuentes olas de calor, tanto en Colombia como en el resto del mundo. Con lo cual, es probable que los efectos negativos también aumenten.

En una entrevista con Carlos Rodríguez-Castelán, economista del Banco Mundial y uno de los expertos que lideró el estudio, el investigador advierte que los eventos climáticos extremos pueden afectar la salud al nacimiento de diferentes maneras, particularmente en áreas rurales.

"En primer lugar, los choques climáticos extremos tienen un impacto sobre el ingreso real de los hogares, por la fluctuación de los precios o la incertidumbre de si las cosechas serán buenas o malas. Es posible que esto esté pasando en las poblaciones rurales en La Guajira y otros estados del noreste de Colombia, por el reciente fenómeno de El Niño, que ha golpeado a la región con sequías severas y olas de calor".

Según el experto, ya existe evidencia científica que revela que en la India, por ejemplo, si no se toman medidas para adaptarse al calentamiento global, un aumento anual de temperatura de un grado centígrado, ocasionará una disminución promedio del consumo de los hogares de cerca de 11%.

"El clima extremo puede también afectar la salud de los niños porque aumentan los niveles de estrés de las embarazadas de una manera impredecible e inusual. Por ejemplo, el fenómeno de la Niña en 2011, con sus lluvias torrenciales e inundaciones, destruyó muchas viviendas hogares y hasta provocó el desplazamiento temporal de algunas familias. Hay evidencia que este evento climático podría haber causado estrés en ciertos segmentos de la población, en particular las mujeres embarazadas", dice el investigador.

(Lea la entrevista completa en el diario El País de España)