El Estado francés es llevado a juicio por acusaciones de inacción climática

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Cuatro ONG francesas, respaldadas por las firmas de más de dos millones de ciudadanos, llevan este jueves a juicio al Estado francés por incumplir sus propios compromisos para enfrentar el cambio climático.

La lucha de cuatro oenegés apoyadas por más de dos millones de ciudadanos, que denunciaron al Estado francés por inacción contra el cambio climático, llegó este jueves ante la justicia, con la celebración de una esperada primera audiencia.

Dos años después del lanzamiento de esta iniciativa, que recogió 2,3 millones de firmas en una petición online sin precedentes, el llamado “Asunto del siglo” fue examinado ante el tribunal administrativo de París, una etapa clave para los defensores del medioambiente.

La relatora pública destacó durate la audiencia la “falta” del Estado por no haber respetado sus propios objetivos de lucha contra el cambio climático, por lo que propuso al tribunal reconocer este incumplimiento.

Éste no tiene por qué seguir las recomendaciones de la magistrada, quien aseguró además que la inacción del Estado supone un perjuicio ecológico para los franceses, al sufrir eventos extremos como las canículas.

En caso de victoria, sería una “decisión histórica para la justicia climática en Francia. Permitiría poner a la política ante sus contradicciones ecológicas: muchos discursos y pocas acciones”, indicó a la AFP Cecilia Rinaudo, coordinadora de la ONG Notre Affaire à Tous, que denunció al Estado, junto a Greenpeace Francia, la Fundación Nicolas Hulot y Oxfam Francia.

Una condena sería “histórica, no sólo en Francia”, según Cécile Duflot, exministra y directora general de Oxfam Francia, recordando el caso Urgenda en Holanda, cuyo Tribunal Supremo ordenó en 2019 al gobierno reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos 25% en 2020.

Horas antes de la apertura de la audiencia, varios militantes desplegaron una banderola gigante junto al río Sena en París para recordar la movilización ciudadana: “2,3 millones”, rezaba.

Por su parte, el gobierno rechaza las acusaciones de inacción, destacando por ejemplo la aprobación de la ley de energía y clima de 2019, que “refuerza los objetivos climáticos”, como las metas de alcanzar la neutralidad carbono en 2050 y reducir el 40% del consumo en energías fósiles en 2030.

Los reveses sobre política climática

En los últimos meses, no obstante, el Estado sufrió varios reveses por su política climática. El Consejo de Estado determinó en noviembre que el gobierno, pese a su compromiso de reducir el 40% de las emisiones para 2030 respecto a 1990, había superado las metas que se había fijado hasta entonces.

Además, la más alta jurisdicción administrativa francesa dio tres meses al Estado para justificar sus acciones en materia de reducción de emisiones de CO2, tras haberle concedido seis meses en julio para actuar contra la contaminación del aire so pena de imponerle una multa récord.

Todas estas decisiones dan esperanzas a los defensores del medioambiente en el “Asunto del siglo”, si bien no se espera ninguna decisión definitiva a corto plazo por parte de la justicia.

“Vemos claramente que la justicia francesa está endureciendo su postura ante el Estado cuando este no respeta sus propios compromisos haciendo valer el derecho de las poblaciones a vivir en un entorno sano”, indicó a la AFP Marie Toussaint, cofundadora de Notre Affaire à Tous y actual eurodiputada ecologista.

Duflot admitió a la AFP que “su voluntad profunda no es una condena contra el Estado, sino que el Estado actúe”.

Y que independientemente de la decisión del tribunal de primera instancia, y eventualmente en apelación, que “haya un verdadero movimiento en torno al ‘Asunto del Siglo’, que no dejará al Estado ni a sol ni sombra”, promete Jean-François Julliard, director de Greenpeace Francia.

Comparte en redes: