El Everest, una montaña que dejaremos de ver a finales de este siglo

Debido al cambio climático, antes del 2100 desaparecerán entre el 70% y 99% de sus 50.000 glaciares.

El Himalaya, la cordillera más alta del planeta, va a desaparecer. Los 50.000 glaciares que alimentan ríos como el Ganges, el Indo, el Bramaputra, el Yamuna o el Yangtsé, se reducirán en un 70% antes de que se acabe este siglo. Eso, en el mejor de los escenarios. En el peor, sus grandes montañas sufrirán un deshielo del 99%.

La alarma la lanzaron investigadores del Centro Internacional para el Desarrollo Integral de las Montañas (Icimod), con sede en Katmandú (Nepal), en compañía de geográfos de la Universidad de Utrecht y glaciólogos del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia.

Tras analizar los datos de las temperaturas y precipitaciones de los últimos 15 años y evaluar 400 kilómetros cuadrados de Dudh Koshi, una de las cuencas por donde baja el agua de los principales glaciares, crearon un modelo evolutivo del área montañosa desde 1960 en adelante.

Lo que encontraron es que en esta región, donde está el Everest, la montaña más alta del planeta (8.848 msnm), puede haber un aumento de temperatura entre en 1,1grados centígrados y 2,6 grados centígrados. La razón no será otra que la acumulación de CO2.

De acuerdo al estudio, publicado The Cryosphere, revista de la Unión Europea de Geociencias, antes de 2050 los glaciares ubicados en Dudh Koshi perderán el 40% de su hielo y hasta el 80% antes de 2100. En la peor de las situaciones acabarán derritiéndose en un 99%. De hecho, en la última década ese deshielo se ha acelerado: entre 1990 y 2000 se perdió un área de 0,61%. Hoy es de 0,79%.

“Los glaciares de esta cuenca están entre los más altos del mundo, así que, incluso con unas temperaturas elevadas y alta tasa de deshielo, seguirá habiendo partes que reciban nieve y no se alcanzará el punto de deshielo. Sin embargo, la mayoría de los glaciares en altitudes inferiores ya están desapareciendo y no está claro que el proceso se pueda revertir”, le dijo al diario El País de España Joseph Shea, glaciólogo del Icimod.

La gran preocupación de este fatídico escenario es que alrededor de mil millones de personas dependen del agua que baja de esta red de glaciares. Ahí, incluso, está una de las mayores reservas de hielo del planeta después de las que albergan las zonas polares.

Si los pronósticos son acertados, la mayoría de los glaciares están condenados. Solo los que estén a una altura mayor de 7.000 metros resistirán el clima. Los que estén por encima de los 5.000 metros solo tendrán hielo en época de invierno.

Si quiere leer el artículo completo haga click aquí