El famélico oso polar, una de las imágenes más desgarradoras que deja el cambio climático

El animal fue documentado por los fotógrafos Cristina Mittermeir y Paul Nicklen mientras estaban en la Isla de Baffin, en el ártico canadiense.

Según la organización Polar Bears International quedan menos de 25,000 osos polares en estado salvaje. Instagram de Cristina Mittermeir

“Mi corazón se rompe cuando veo esta foto. Lloramos mientras filmamos este oso moribundo. Esta es la cara del cambio climático. Un oso polar lucha por pararse en sus últimos días en el planeta. Viajamos al Ártico con Sea Legacy en agosto y vimos osos sanos y osos hambrientos. A medida que el cambio climático se acelere, veremos menos de los primeros y más de los segundos. Es una realidad desgarradora de nuestro estilo de vida actual”.

Estas fueron las palabras que Cristina Mittermeier, fotógrafa de National Geographic y cofundadora de la asociación Sea Legacy, eligió para publicar una de las imágenes más desgarradoras que ha dejado el cambio climático: la de un oso polar desnutrido que no encuentra qué comer.

 

 

My entire @Sea_Legacy team was pushing through their tears and emotions while documenting this dying polar bear. It’s a soul-crushing scene that still haunts me, but I know we need to share both the beautiful and the heartbreaking if we are going to break down the walls of apathy. This is what starvation looks like. The muscles atrophy. No energy. It’s a slow, painful death. When scientists say polar bears will be extinct in the next 100 years, I think of the global population of 25,000 bears dying in this manner. There is no band aid solution. There was no saving this individual bear. People think that we can put platforms in the ocean or we can feed the odd starving bear. The simple truth is this—if the Earth continues to warm, we will lose bears and entire polar ecosystems. This large male bear was not old, and he certainly died within hours or days of this moment. But there are solutions. We must reduce our carbon footprint, eat the right food, stop cutting down our forests, and begin putting the Earth—our home—first. Please join us at @sea_legacy as we search for and implement solutions for the oceans and the animals that rely on them—including us humans. Thank you your support in keeping my @sea_legacy team in the field. With @CristinaMittermeier #turningthetide with @Sea_Legacy #bethechange #nature #naturelovers This video is exclusively managed by Caters News. To license or use in a commercial player please contact [email protected] or call +44 121 616 1100 / +1 646 380 1615”

Una publicación compartida de Paul Nicklen (@paulnicklen) el

 

El oso polar, cuyas imágenes ya le empiezan a dar la vuelta al mundo, fue documentado en la Isla de Baffin, en el ártico canadiense, mientras Mittermeier y el otro cofundador de Sea Legacy, Paul Nicklen,  se encontraban grabando este año. A través de las distintas publicaciones que han compartido en Instagram, los fotógrafos advierten se trata de un oso joven, a pesar de que su desnutrición y el desgano con el que camina lo hagan parecer mayor.

Sin duda alguna no es casualidad que los osos polares se hayan convertido en icono de los riesgos que ya está trayendo el cambio climático, pues son una de sus principales víctimas. Según la organización Polar Bears International, quedan menos de 25,000 osos polares en estado salvaje. Y ha ocurrido que, en sólo diez años, algunas poblaciones pierden hasta el 40% de sus individuos, como sucedió en el mar de Beaufort, Canada, entre 2001 y 2010. Cada vez que se habla sobre deshielo del ártico, se está hablando a la vez de la perdida de hábitat de estos animales.

De hecho, son varios los estudios que han mandado esta señal de alerta. Por ejemplo, Científicos de la Universidad de Alberta, Canadá, encontraron que el deshielo en el ártico estaba forzando a los osos polares a nadar mayores distancias, haciendo que pierdan más peso y tengan más riesgo de sufrir hipotermia. (Vea también: Osos polares deben nadar más por cambio climático). 

Igualmente, un estudio realizado por el Instituto Polar de Noruega advirtió que, por la misma razón, estos animales estaban empezando a cambiar su dieta, de focas a huevos de gansos, una proteína insuficiente para alimentar a estos gigantes. (Lea también: Osos polares se ven forzados a cambiar de dieta)

De hecho, esta no es la primera vez que la imagen de un oso polar desnutrido se vuelve viral. En el 2015 el fotógrafo Kerstin Langenberger también compartió la trsite imagen de un oso polar en los huesos.

Ambas veces los testigos de estos escenarios han enviado el mismo mensaje: se deben tomar acciones rapidas y financiadas para contener el cambio climático al máximo. “Debemos reducir nuestra huella de carbono, comer la comida adecuada, dejar de talar nuestros bosques y comenzar a poner en primer lugar la Tierra, nuestro hogar”, dice en una de las publicaciones de Sea Legacy.