Por: Julio Carrizosa Umaña

El glifosato en la Cumbre Ambiental Colombiana

Tres generaciones de líderes ambientales, alrededor de setecientas personas, fueron convocadas por Carlos Fonseca y sus amigos la semana pasada. Dos universidades, la Tadeo y la Central, prestaron sus instalaciones para que esto fuera posible y, naturalmente, el segundo día surgió con fuerza en la plenaria el tema del glifosato.

Pocos esperaban que fuera uno de los patriarcas del ambientalismo quien pusiera el tema. Guillermo Páramo, ex rector de la Universidad Nacional y de la Universidad Central, antropólogo profesional y entomólogo de corazón, uno de los mejores oradores de la Colombia actual, profundizó durante una hora, cuatro veces el tiempo asignado, con una extraordinaria elocuencia, tranquilo y serio, sin texto, como el acostumbra, pero manteniendo a todos pendientes de cada una de sus palabras.

Desafortunadamente sus argumentos no habían sido escuchados públicamente hasta esa mañana del 19 de julio. Al cabo de unos minutos muchos nos dimos cuenta de que eran los que no ha tenido nunca en cuenta el gobierno y, posiblemente, los que tampoco conocieron los magistrados, menos los políticos, los profesores y los  columnistas que, tal vez, sinceramente, han dicho que fumigar es la única solución al problema.

Naturalmente el Profesor Páramo inició su intervención induciéndonos a reflexionar acerca de la complejidad de los insectos y de la importancia de la diversidad humana en nuestro territorio. Él sabe que el glifosato es un herbicida y que casi todas las instituciones de salud públicas lo han autorizado pero esa introducción llevó a que su audiencia estuviera presta a profundizar en su siguiente argumento: la intrincada red global que ha conducido a que Colombia sea víctima de la debilidad de la situación social en los países más ricos y consumidores mayores de coca y marihuana. Un país que siempre ha tratado de ser parte consciente de la búsqueda global del bienestar y que ahora se ha convertido en un infierno debido a las falencias socioeconómicas  y culturales en los países que manejan el planeta. Ojalá sus palabras se introdujeran en las redes sociales ya que ningún medio las ha mencionado.

Al día siguiente de escucharlo busqué en la red que decía la entidad que inventó el glifosato para justificar su difusión y me llevé una sorpresa al leer los avisos con que empiezan y acaban las instrucciones de uso. “Mantener alejado del alcance de los niños y personas inexpertas”, dice al principio y al final recuerda que “en ningún caso XXXX será responsable por los daños de cualquier naturaleza que resulten de haber utilizado o confiado en dicha información”.

873176

2019-07-27T16:19:58-05:00

column

2019-07-27T16:19:58-05:00

ssilva_250624

none

El glifosato en la Cumbre Ambiental Colombiana

46

2775

2821

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julio Carrizosa Umaña

Ambiente, “Monos” y guerras

El “fracking” y el empleo

La Urbanización de la Sabana de Bogotá

Bosques, PND y Banco de la República