El movimiento que quiere la declaración de “un estado de emergencia ecológica”

Con la desobediencia civil como su principal arma, el movimiento Extinction Rebellion ya se extendió a 80 ciudades de 33 países. Esta semana protestaron en Inglaterra.

Uno de los manifestantes capturado por la policía británica este lunes. AFP

El nombre parece bien elegido para su propósito: la red Extinction Rebellion. Se trata de un grupo que nació en Gran Bretaña pero ya ha logrado reclutar entusiastas en al menos 80 ciudades de 33 países desde octubre pasado. Esta semana se hicieron sentir en las calles de Londres donde la policía antidisturbios se vio obligada a intervenir para evitar un mayor caos en la ciudad.

En Londres, los varios cientos  de manifestantes que se congregaron este lunes para detener el tráfico y llamar la atención de los ciudadanos y políticos sobre la urgencia de implementar medidas para combatir el cambio climático resumieron su petición en una frase: "estado de emergencia ecológica".

Sus promotores están convencidos, retomando lo dicho por en el último informe del Panel de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, que el tiempo para actuar se agota y únicamente un cambio radical de la sociedad podrá evitar la devastación.

Rémi Filliau, formador de desobediencia civil para diferentes causas y miembro de la ONG Los desobedientes en París, le contó a la periodista Marlowe Hood de la agencia AFP como desde hace varios meses imparte cursos a los manifestantes para que aprendan algo de “desobediencia civil” cuando aparezca la policía de su ciudad. Entre las instrucciones está como sujetarse a otro manifestante para hacerle más difícil la tarea a los policías que intenten dispersarlos.  

"Los policías tienen derecho a utilizar esta técnica", asegura Filliau a su clase. "Pero no a hacer cosquillas, eso es considerado como acoso sexual".

Los activistas se congregaron en lugares estratégicos de Londres como el puente de Waterloo u Oxford Street pero también llegaron hasta la sede de la petrolera Shell acusada de "ecocidio" y responsable de la "destrucción de ecosistemas".

"Por cada día de bloqueo, la presión contra el gobierno se va a intensificar. El número de días que vamos a aguantar es un elemento clave", declaró a la AFP Larch Maxey, uno de los portavoces del movimiento.

"Hemos intentando con peticiones, marchas, cartas, informes, reuniones e incluso acciones directas, pero las emisiones mundiales (contaminantes) siguen aumentando", explicó en un comunicado Extinction Rebellion.

"No tenemos un planeta B", decía alguna de las pancartas exhibidas por los manifestantes. En España, Alemania y Australia también se llevaron a cabo protestas. Aproximadamente unas 300 personas fueron detenidas en Londres, según el más reciente reporte de la policía británica,

851008

2019-04-17T14:51:42-05:00

article

2019-04-17T15:01:52-05:00

pablocorreatorres_94

none

Redacción Vivir - AFP

Medio Ambiente

El movimiento que quiere la declaración de “un estado de emergencia ecológica”

84

3174

3258