Servicio ecosistémico: bienestar

El océano es mi segunda casa, no solo mi trabajo, es donde realizo mis sueños: Sofía Gómez

Así lo asegura la apneista colombiana Sofía Gómez quien después de 33 récords nacionales, 24 suramericanos, 6 panamericanos y 3 mundiales sigue desafiándose a sí misma. Hoy suma su voz para decirle a todos los colombianos por qué debemos cuidar los océanos y cambiar nuestra relación con la naturaleza.

Sofía Gómez es una exitosa apneísta colombiana, entre sus triunfos se cuentan 33 récords nacionales, su paso por 24 suramericanos, 6 panamericanos y 3 mundiales. Cortesía - Archivo
 
 

El primer recuerdo de Sofía en el que hubo una consciencia ambiental sucedió cuando aún estaba en el colegio. “Recuerdo mucho el documental de Al Gore sobre el cambio climático – ‘Una verdad incómoda’-, después de verlo me di cuenta de la importancia de cuidar el medio ambiente y empecé a pensar un poco más en mis acciones cotidianas”, cuenta. (Lea aquí la introducción a la campaña BIBO 2019-2020) 

Responde esta entrevista desde la Riviera Maya, en México. A pocos días de cumplir 27 años, está alcanzando otro sueño: por primera vez está nadando en cenotes y lo hace en algunas de las reservas de agua más impresionantes del mundo. Esta experiencia solo confirma una profunda conexión con la naturaleza, que descubrió gracias a la apnea.

El océano es su segunda casa, el lugar donde realiza sus sueños, alcanza sus metas y desafía sus límites. Cuando se sumerge no hay nada más. Todo desaparece. Disfruta de la soledad de este deporte porque significa poner a prueba sus capacidades. Cada vez los hace piensa en un mantra que la ayuda a relajarse.

Paz, amor, tranquilidad, azul son algunas de las palabras que más repite. Aunque a veces estas son reemplazadas por un silencio absoluto o una canción que le guste.

Antes de la apnea estuvo la natación con aletas y el nado sincronizado, pero el agua ha sido una constante en su vida. En el 2014, decidió cambiar de práctica en busca de algo que la llenara más y así llegó al deporte que hoy le ha dado grandes satisfacciones y nuevos retos. Gracias a ella, a su compromiso y a sus logros, la apena es hoy un poco más reconocida en el país. Vive en Medellín desde los 16 años y su rutina de ejercicio puede durar, normalmente, hasta seis horas. Todo depende del ciclo de entrenamiento que deba cumplir.

“La naturaleza es mi vida y sin ella no podría hacer nada de lo que hago. Después de pasar mucho tiempo en la ciudad, cuando por fin estoy en el campo o en el mar soy una persona muy diferente. Me doy cuenta que estar en contacto con la naturaleza me da la energía necesaria para lograr todo lo que quiero”, asegura Sofía.

Su pasión por este deporte y por el mar es infinita. Tanto así que llegar a su vejez sumergiéndose en las profundidades no suena para nada descabellado. Por el momento, Sofía mantiene su entrega y disciplina para refirmarse como una de las mejores apneistas de América. En este camino es muy consciente de que los océanos están cambiando, se están contaminando y deteriorando por eso está comprometida con actuar diferente en su vida cotidiana. Tan simple como reducir y evitar en lo posible el uso de plástico de un solo uso, moverse en transporte público cuando puede, comprar de manera sostenible y no gastar exageradamente en cosas que no necesita.

Pero, sobre todo, suma su voz para darle un mensaje claro y urgente a los colombianos. “La vida entera se sustenta en los océanos. Nos ayudan a limpiar el aire en un gran porcentaje, son una gran fuente de proteína animal para muchas comunidades y regulan el clima. Todos debemos entenderlo.”, asegura la deportista.

 

**
Si quiere conocer más sobre lo que pasa con el medio ambiente, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook