El popó de aves marinas podría llegar a valer 500 millones de dólares al año

Noticias destacadas de Medio Ambiente

Así lo señaló una reciente investigación en la que científicos se propusieron cuantificar las contribuciones de estos animales con el costo económico de lo que significaría la disminución de estas especies.

El popó de gaviotas, pelícanos y pingüinos, más conocidos como aves marinas, podría llegar a costar cerca de 500 millones de dólares al año. El excremento de estos animales, llamado guano, además de contribuir a los nutrientes de ecosistemas marinos puede ser utilizado como fertilizante comercial.

Así lo señaló una reciente investigación en la que científicos se propusieron cuantificar las contribuciones de las aves marinas con el costo real de lo que significaría la disminución de su población. La valoración de sus desechos se hizo comparando los precios del mercado de fertilizantes y el objetivo principal del estudio fue generar conciencia de la necesidad de conservación de estos animales y sus hábitats.

Los resultados, publicados en Trends in Ecology & Evolution, arrojaron una cifra para nada despreciable: su valor se estimó en más de 473 millones de dólares y posiblemente mucho más, según el artículo. “La producción de guano es un servicio de ecosistema que realizan las aves marinas sin ningún costo para nosotros. Yo puedo ir a una isla, recoger el guano y venderlo al precio de mercado como fertilizante”, dijo el coautor del estudio Marcus V. Cianciaruso, profesor de ecología en la Universidad Federal de Goiás en Brasil, en un comunicado de prensa.

Con esta iniciativa científica y biológica los investigadores esperan poder cuantificar los servicios de ecosistemas de las aves marinas en un lenguaje económico que permita generar políticas públicas para su prevención. El guano que se comercializa actualmente en Perú, Chile y otros países.

Lo cierto, es que además de su valor comercial los nutrientes que los excrementos aportan a los ecosistemas marinos son muy importantes. Según los autores del estudio, las aves marinas liberan altas concentraciones de nitrógeno y fósforo a través de sus heces, que provoca cambios en los ambientes marinos.

En los ecosistemas de arrecifes de coral los nutrientes que aporta el guano pueden aumentar la biomasa de peces de arrecife hasta en un 48%, según el estudio. “Hicimos una estimación muy conservadora de que el 10% de las poblaciones de peces de arrecife de coral depende de los nutrientes de las aves marinas. Según las Naciones Unidas y el gobierno de Australia, los rendimientos económicos anuales de la pesca comercial en los arrecifes de coral son de más de 6.000 millones de dólares. Por lo tanto, el 10% de ese valor es de alrededor de 600 millones de dólares por año”, señaló Daniel Plazas-Jiménez, estudiante de doctorado en la Universidad Federal de Goiás y coautor del estudio.

Las aves marinas enfrentan amenazas por el cambio climático, el exceso de pesca, especies invasoras y la captura accidental como un subproducto de pesca comercial. Según datos de BirdLife International, la población de las especies de aves marinas está disminuyendo, y un tercio de estos animales enfrenta el peligro de extinción.

Comparte en redes: